Jueves 6 de mayo de 2021

Mons. Colombo: "Las bienaventuranzas, el programa de Jesús"

  • 3 de noviembre, 2020
  • Mendoza (AICA)
"Nos presenta precisamente cómo vivir a fondo la dignidad de creyentes, cómo vivir con conciencia y coherencia el ideal cristiano de la fe", sostuvo el arzobispo de Mendoza.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, presidió la misa dominical en la parroquia Santa Cruz, de la localidad mendocina de Las Heras, donde reflexionó sobre la solemnidad de Todos los Santos y las Bienaventuranzas.

“En el Evangelio nos encontramos con el programa de Jesús: La bienaventuranza. Nos dice el evangelista que Jesús le habla a los discípulos. Esos discípulos que están frente a Él; detrás está todavía la muchedumbre que quiso escucharlo. Hay entonces, como un doble auditorio al que Jesús invita a la santidad”, describió.

“Sus discípulos, que viven con Él, que comparten de cerca las experiencias que el maestro les comunica, y la muchedumbre, ansiosa de Dios”, agregó.

El arzobispo mendocino destacó lo mucho que aspira a la santidad el pueblo fiel, y puntualizó: “Cuántas de nuestras comunidades, cuántas de nuestras capillas, tienen personas que han sido heroicas en el modo de vivir la entrega, que han sido eficaces en mostrar el reino de Dios en situaciones difíciles”. 

“Esa vocación a la santidad es un ideal contracorriente”, sostuvo, e indicó: “El Evangelio de las bienaventuranzas nos presenta precisamente cómo vivir a fondo la dignidad de creyentes, cómo vivir con conciencia y coherencia el ideal cristiano de la fe”.

Monseñor Colombo aseguró que el Evangelio de las bienaventuranzas desafía a los cristianos a “vivir el estilo de vida de Jesús, un estilo de vida que nos convoca a todos a poner nuestros pasos sobre las huellas del Maestro”.

“Así nos dice el papa Francisco en su exhortación apostólica sobre la santidad: ‘Vos tenés el bautismo, donde recibiste una llamada grande a la Fe; pero no estás solo, vivís tu fe en la Iglesia y Ella es depositaria de los grandes dones de Dios: la Palabra, los sacramentos, los testimonios, todo eso te habla de una vida según Dios. Vos estás llamado a la santidad y en la Iglesia podés alcanzar una santidad que sea para gloria de Dios y para bien de los hombres’”, concluyó.

» Texto completo de la homilía

Más información www.arquimendoza.org.ar.+