Lunes 4 de julio de 2022

Mons. Colombo: la Santísima Trinidad advierte sobre la misión de cada uno

  • 14 de junio, 2022
  • Mendoza (AICA)
"Esa misión, lejos de opacar y empañar a la de los otros, construye y contribuye a la unidad; construye y contribuye a la comunión", sostuvo el arzobispo de Mendoza.
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, presidió la misa dominical en la parroquia Santísima Trinidad, de la localidad mendocina de Medrano, donde destacó que al concluir el tiempo pascual, la pedagogía de la Iglesia invita a celebrar tres grandes solemnidades que “permiten adentrarnos en el misterio de Dios, para conocerlo, para amarlo, para lo que el Señor nos invita a hacer: sus hijos y hermanos entre nosotros”.

“Las tres fiestas, las tres solemnidades, que celebramos son:  hoy, la Santísima Trinidad; el próximo domingo la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo y el viernes siguiente la fiesta del Sagrado Corazón de Jeús”.

“Es decir tres oportunidades grandes que nos da la liturgia y la espiritualidad de la Iglesia, para adentrarnos en el misterio de Dios, para conocerlo en esa maravillosa interacción de tres personas en un Dios único y verdadero: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”.

Al reflexionar sobre la primera lectura, el arzobispo mendocino afirmó: “Esa invitación a reconocer la sabiduría de Dios y a vivir ansiosos, anhelándola, es parte de nuestra profesión de fe. Buscamos esa sabiduría de lo Alto, buscamos la profundidad para adentrarnos en el conocimiento más pleno de Dios”.

En relación con la segunda lectura, monseñor Colombo destacó el modo cómo Cristo ayuda a cada uno a “entrar en diálogo y contacto con el Padre. Cristo es la puerta de acceso pleno al Padre, porque Él vino a manifestarnos toda la verdad”. 

“Pero, además, el Señor nos invita, en el Evangelio, a esperar su Espíritu Santo. Un Espíritu Santo que nos hará finalmente comprenderlo todo, y vivir así unidos, buscando la voluntad de Dios para nosotros”.

“Cuando celebramos la Santísima Trinidad celebramos el misterio grande del amor de Dios, que se manifiesta en la acción creadora del Padre, en la revelación plena de Dios que es el Hijo y en el Espíritu Santo, que nos da una vida nueva, la vida de la gracia y nos alienta a profundizar en el conocimiento también de Dios”.

Monseñor Colombo sintetizó diciendo que “esta solemnidad es la oportunidad para descubrir en la Trinidad el maravilloso designio divino que a nosotros nos compromete; porque si somos creyentes y somos discípulos de este Dios comunión, estamos invitados también a recrear esa comunión en la vida humana, en la sociedad, en la familia”.

“Esas posibilidades que nos da la contemplación de la Santísima Trinidad nos hace advertir cómo cada uno de nosotros tiene una misión y esa misión, lejos de opacar y empañar a la de los otros, construye la unidad, contribuye a la comunión”.+