Sábado 20 de abril de 2024

Mons. Colombo: "Jesús nos lleva por senderos bien fructíferos"

  • 9 de febrero, 2022
  • El Challao (Mendoza) (AICA)
Este domingo, el arzobispo de Mendoza celebró misa en el santuario de la Virgen de Lourdes de El Challao, Las Heras y aprovechó para agradecer a los sacerdotes que este año cambian de comunidad.
Doná a AICA.org

Monseñor Marcelo Daniel Colombo, arzobispo de Mendoza, celebró la Eucaristía en el santuario Nuestra Señora de Lourdes de El Challao en Las Heras, el pasado domingo 6 de febrero. 

En su homilía, señaló que "cada uno de nosotros, por el bautismo, está invitado a reconocer la fuerza de la Palabra de Dios en su vida, y a testimoniarla con su propio anuncio". Y destacó que “ante la pregunta sobre quién se encargaría de anunciarlo, dijo que el profeta Isaías no dudó: ‘Yo iré Señor’”. 

Sobre san Pablo, expresó que “él hace como un pequeño credo personal donde nos comunica la vida de Cristo en pocas palabras, pero también nos habla de su propia vocación, elegido último de una larga lista de testigos y apóstoles, se puso al frente de una llamada nueva que lo sacó de ser perseguidor de cristianos para convertirlo en testigo fiel de Jesús ante los pueblos”. 

Con relación a esto, señaló que “este hermoso relato que Pablo hace en la Carta a los Corintios nos hace pensar en la llamada que cada uno de nosotros recibió para también testimoniar con nuestras palabras y nuestras obras que Cristo murió por amor a los hombres y resucitó para asegurarles la vida nueva de la gracia”. 

Además, resaltó que “es en el Evangelio donde escuchamos la llamada de Jesús”. Y resaltó que, en este episodio, en el que llama a los pescadores, “nos hace pensar en la llamada de Jesús a ser también nosotros testigos de su amor, profundizando en su llamada y obedeciendo su Voluntad”. 

Comentó que ante los fracasos y desilusiones, “Él nos lleva por senderos bien fructíferos. Y es en ese camino del Señor en nosotros y con nosotros que descubrimos que él nos quiere fecundos. Capaz de llevar adelante su misión entre los hombres”. 

Para terminar, mencionó que estas semanas los obispos están haciendo la labor propia de cada año en estas fechas: poner en funciones a los nuevos párrocos y despedir a los antiguos de sus comunidades. 

Así, monseñor Colombo aprovechó para dar gracias a Dios “por el trabajo y la entrega servicial de los sacerdotes que toman una nueva misión o concluyen su servicio activo”, especialmente los que trabajan en la arquidiócesis de Mendoza. +