Domingo 26 de septiembre de 2021

Mons. Colombo invita a desafiar la "lógica de la limitación"

  • 27 de julio, 2021
  • Mendoza (AICA)
El arzobispo de Mendoza aseguró que la fe lleva a hacerlo como lo hizo Jesús, a fin "de entrar en otra dimensión: la de compartir, la de multiplicar en gesto de amor".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, presidió la misa en honor al patrono de la capital provincial en la parroquia Santiago Apóstol y San Nicolás, donde reflexionó sobre la parábola de la multiplicación de los panes en la que, aseguró, Jesús desafía “la lógica de la limitación” a través de la fe. “La fe nos lleva a desafiar esa lógica y entrar en otra dimensión: la de compartir, la de mutiplicar en gestos de amor”.

“La forma en la que los reúne en grupo, los sienta y les da de comer nos hace pensar también en lo que serán después nuestras celebraciones. El compartir la Palabra y el pan que se reparte, que formarán parte del núcleo esencial de las celebraciones cristianas, encuentra en esta escena de la muchedumbre que sacia su hambre con el pan de Dios, un anticipó y una garantía”.

Tras valorar la generosidad de los mendocinos con la Colecta Anual de Cáritas, invitó a preguntarse “cómo compartimos, cómo somos y cómo hacemos para que fluyan los bienes”.

“De frente a la mala distribución de los alimentos, de frente a la especulación, de frente a tanta frialdad e indiferencia, los cristianos no podemos permanecer callados, sino que tenemos que apelar, convocar, invitar a la generosidad de los hombres; haciendo notar que Dios no quiere que le falte la comida a nadie”.

El arzobispo mendocino unió la misa dominical con la fiesta de Santiago Apóstol, patrono de la ciudad de Mendoza, y señaló que “Santiago ha sido, desde los primeros años de la cristiandad, un testigo por la entrega de su propia vida. En Mendoza tenemos a Santiago como un testigo fiel del Evangelio que nos convoca a hacerlo también nosotros, con nuestra vida y nuestro obrar concreto”.

Por último, monseñor Colombo se refirió a la 1ra. Jornada Mundial de Oración por los Abuelos y los Adultos, convocada por el papa Francisco, a la que consideró una “excelente oportunidad para dar gracias a Dios por el don de la vida de las personas que nos antecedieron, pero sobre todo para reflexionar sobre la importancia y la significación de cuidar los extremos de la vida”.

“Los ancianos nos anticipan en el camino pero también lo han dado todo para que este mundo fuera el que habitamos; por eso recordar a los ancianos, a los abuelos, adultos mayores, además de gratitud es una expresión de justicia”.+