Jueves 2 de febrero de 2023

Mons. Colombo: "Dios vivo y verdadero nos llena de esperanza"

  • 29 de noviembre, 2022
  • Mendoza (AICA)
El arzobispo de Mendoza destacó que el Adviento "es un tiempo caracterizado por la esperanza puesta en el Salvador, que viene a darnos, a todos, la gran oportunidad de la fraternidad humana".
Doná a AICA.org

El arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Daniel Colombo, presidió la misa dominical desde la parroquia Nuestra Señora de Castelmonte, de la localidad mendocina de Godoy Cruz, donde recordó que el Adviento “es el tiempo particular de la liturgia de la iglesia caracterizado por la esperanza puesta en el Salvador, que viene a darnos, a todos, la gran oportunidad de la fraternidad humana”.

“El viene a regalarnos la vida divina para que podamos asumirla, aceptarla y compartirla con los demás”, señaló en la homilía, y agregó: “Dios vivo y verdadero nos llena de esperanza”.

“Cuando pensamos en las guerras, cuando pensamos en las divisiones, cuando pensamos en todo lo que nos separa como género humano, en un tiempo caracterizado por distintas formas de violencia, el Señor nos propone la venida de su Hijo como un tiempo de paz, como un tiempo donde nosotros seremos definitivamente llevados a una vida de paz junto a su Hijo”, sostuvo.

El arzobispo mendocino afirmó que “la Navidad no es para los que están acostumbrados la Navidad, no es para los que se creen poseedores de Dios para siempre; la Navidad es para los buscadores de Dios, la Navidad es para aquellos espíritus inquietos”.

Asimismo, consideró que en este tiempo litúrgico “nos hará bien estar atentos, estar en vela. Hay que dejar atrás el sueño, hay que dejar atrás cualquier forma de modorra; que sea el acostumbramiento a lo religioso”.

“En cada Navidad el Señor nos llama también a estar muy preparados, porque su venida será una venida que nos tomará de sorpresa, una venida como la de Él, no será igual a otras venidas de otras personas ni a otras cosas que nos imaginábamos. Esa venida de Jesús nos tiene que encontrar atentos, velando, preparados”, subrayó.

“El Adviento es un tiempo que nos llena de buenos deseos de vivir a fondo. El encuentro con Dios que quiere salvarnos de estar disponibles y atentos a su Palabra, que no es una Palabra tranquilizadora, por el contrario, Dios quiere inquietarnos; pero no mal, quiere provocar en nosotros ese sacudón para que despertemos de cualquier forma de letargo”, añadió.

Por último, monseñor Colombo invitó a encolumnarse “entorno a su Palabra que es vivaz y que quiere ser para nosotros una Palabra viva”.+