Miércoles 25 de mayo de 2022

Mons. Bokalic anunció cambios en la diócesis

  • 31 de diciembre, 2021
  • Santiago del Estero (AICA)
El obispo de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM, comunicó nuevos destinos pastorales para sacerdotes de la diócesis.
Doná a AICA.org

Mediante un comunicado, el obispo de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic CM, dio a conocer algunos cambios efectuados en la diócesis.

Basado en que “la vida es un fluir que va trayendo alegrías, proyectos, realizaciones que animan la marcha y por otro lado también se dan situaciones difíciles, que preocupan y conmueven la vida de las comunidades”, el prelado reconoció: “Somos conscientes de la falta de pastores para cubrir las parroquias sea esto por ausencias, enfermedades, o traslados de sacerdotes”.

“Es por eso que como obispo de la diócesis de Santiago del Estero, he visto la necesidad de realizar algunos cambios a fin de cubrir las tareas pastorales que día a día exigen mayor esfuerzo en nuestra iglesia que peregrina en Santiago del Estero”, expresó.

En ese sentido, detalló traslados, nombramientos y llegada de nuevas fuerzas pastorales:

El presbítero Miguel Espíndola, hasta ahora párroco de la parroquia y santuario de Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa, en Sumampa, se hará cargo de la parroquia de San Isidro Labrador, de Pinto. “Con el padre Miguel hemos conversado sobre la proyección de su ministerio hacia la parroquia María Auxiliadora, en Selva”, añadió.

El presbítero Rubén Héctor Roldán, después de varios años como párroco de la parroquia San Isidro Labrador, en Pinto, pasa a la parroquia de Nuestra Señora de Monserrat en Brea Pozo.

Los padres vicentinos, que vienen atendiendo pastoralmente la parroquia de Nuestra Señora de la Merced, en Ojo de Agua, continúan en este lugar y se harán cargo de la parroquia y santuario de Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa, en Sumampa.

El presbítero Jorge Ramírez deja la parroquia San José de Belgrano y asume como párroco de San Juan Diego, en el sur de la ciudad capital.

El presbítero Julián Cuevas deja de ser rector del seminario diocesano y responsable pastoral de la parroquia de Nuestra Señora de la Piedad, para asumir como párroco de la parroquia San José, de Belgrano.

El presbítero Luis Cruz, hasta hora párroco de la parroquia San Juan Diego, de la ciudad capital, asumirá como párroco de la parroquia Santiago Apóstol, de la ciudad de La Banda.

El padre Omar Díaz -sacerdote redentorista- es enviado por el provincial de la Congregación en carácter de colaboración misionera a nuestra diócesis, y se hará cargo de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, de La Banda.

El presbítero Miguel Barrientos, que venía atendiendo parroquias de La Banda, asumirá la conducción pastoral de la parroquia Inmaculada Concepción de Atamisqui.

El presbítero Mario Monge pasa de la parroquia Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa, de la ciudad capital, a ser párroco de la Inmaculada Concepción, de la ciudad capital.

El presbítero Raúl Lludgar, hasta ahora párroco de Inmaculada Concepción, de la ciudad capital, se hará cargo de la parroquia Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa, de la capital santiagueña.

Los diáconos Luis Escañuela y Alejandro García ejercerán su ministerio diaconal en el Santuario de Nuestro Señor de los Milagros de Mailín y en la parroquia santuario de Santa Lucía. “Con ellos y algún sacerdote iremos diseñando y organizando la Pastoral Vocacional y Juvenil de la diócesis”, anticipó el prelado.

“Estos son a la fecha los movimientos más importantes. Nos queda estudiar alguna otra parroquia para su atención pastoral”, explicó.

Finalmente, el obispo agradeció “a cada hermano sacerdote por su dedicación en las comunidades que van dejando” y valoró “la comprensión y disponibilidad para los cambios, asumiendo nuevas responsabilidades”. 

“Fue una ‘oleada de esperanza’ la ordenación de nuevos diáconos en su camino hacia el sacerdocio”, consideró monseñor Bokalic, deseando que “sea un tiempo fecundo en su nueva condición de clérigos y servidores en las comunidades señaladas. Será un tiempo de gracia para ir preparando la futura ordenación sacerdotal”, aseguró.

“¡Feliz y bendita Navidad! Y un año de gracia para seguir sirviendo a nuestro pueblo en la diócesis de Santiago del Estero. Que María, Nuestra Madre, nos cuide y custodie este nuevo año”, anheló.+