Martes 19 de octubre de 2021

Mons. Barbaro llamó a tener gestos concretos de misericordia

  • 10 de abril, 2018
  • Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco)
El obispo de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, monseñor Hugo Nicolás Barbaro, presidió el domingo 8 de abril la misa central de la Fiesta de la Divina Misericordia, en el santuario ubicado en la localidad chaqueña de Tres Isletas.
Doná a AICA.org
Miles de fieles se congregaron el 8 de abril en la localidad chaqueña de Tres Isletas para celebrar la Fiesta de la Divina Misericordia. La misa central fue presidida por monseñor Hugo Nicolás Barbaro, obispo de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña y concelebrada por el rector del Santuario, presbítero Roberto González.

Fieles de las distintas parroquias de la diócesis acudieron a venerar la imagen de Jesús Misericordioso desde muy temprano. La primera gran concentración fue a las 7 cuando los peregrinos iniciaron la V Caravana de la Divina Misericordia desde la intersección de las rutas 95 y 9. En su mayoría eran jóvenes que, entre cantos y oraciones, recorrieron los 15 kilómetros hasta llegar al santuario para participar de la primera misa presidida por el asesor de la Pastoral Juvenil Diocesana, presbítero Danilo Aranda.

Los fieles continuaron la visita a la imagen de Jesús Misericordioso y acudieron al sacramento de la Reconciliación, donde colaboraron sacerdotes de varias parroquias para atender la gran concurrencia de los peregrinos.

A las 15 se dio inicio a la oración de la Coronilla a Jesús Misericordioso en el Santuario, y monseñor Barbaro presidió la misa. En su homilía, el obispo reflexionó sobre el Evangelio, haciendo hincapié en la situación de miedo que vivían los apóstoles porque Jesús no estaba con ellos y todavía no comprendían que había resucitado.

"El Señor se les aparece y les trae la paz y les da el Espíritu Santo para que puedan iniciar su misión con la seguridad que el Señor estaba vivo. Además les deja la misión de perdonar los pecados. Muchas cosas se pueden obtener de Dios y todas son muy buenas para la vida y para la familia, pero recibir el perdón, quitar la mochila de los pecados el regalo más grande de la misericordia de Dios", afirmó monseñor Barbaro, y destacó la invitación de Jesús a cada bautizado a "contagiar la Misericordia de Jesús, llegar a todos los rincones".

En consonancia con el lema que acompaña la vida del Santuario "Artesanos de la Misericordia", invitó a los presentes a tener actitudes y gestos concretos de ayudar a los demás.

Al finalizar, el obispo encendió la llama de la misericordia y los fieles pudieron encender sus cirios para llevar a sus comunidades y concretar el compromiso de asistir a los más necesitados.

Muchos fieles recibieron personalmente la bendición del obispo para sus familias en el atrio del santuario. Además, varios jóvenes pudieron reunirse con monseñor Barbaro para escuchar sus consejos y para hacerle algunas preguntas.

El rector del Santuario, presbítero Roberto González, agradeció a todos los fieles por su presencia y su colaboración, como también a los sacerdotes y las religiosas, y en particular a Monseñor Barbaro por su tiempo y disponibilidad.+


AICA la hacen y la sostienen sus propios lectores mediante aportes voluntarios. Para enviar su donativo mediante tarjeta de crédito o de débito, transferencia bancaria, Pago Fácil, Rapipago y otras opciones, ingrese en: http://donar.aica.org/