Lunes 6 de diciembre de 2021

Mons. Barba instó a los jóvenes a crecer en el amor y el compromiso

  • 26 de abril, 2016
  • Gregorio de Laferrere (Buenos Aires)
Ante más de 500 adolescentes y jóvenes que participaron en la catedral Cristo Rey del Jubileo de los Adolescentes, el obispo de Gregorio de Laferrere, monseñor Gabriel Barba, les predicó sobre el mandamiento del amor. Les habló a los adolescentes de la responsabilidad de crecer en el amor y en el compromiso porque "son los responsables de un mundo distinto, hoy son Iglesia, pero sin duda, son la Iglesia del futuro, Y para hacer las cosas bien, siempre hay que prepararse. No se puede improvisar", y los animó a seguir adelante, con compromiso, siendo misioneros entre los jóvenes, y llevando y testimoniando a Jesús en sus personas.
Doná a AICA.org
Ante más de 500 adolescentes y jóvenes que participaron en la catedral Cristo Rey del Jubileo de los Adolescentes, el obispo de Gregorio de Laferrere, monseñor Gabriel Barba, les predicó sobre el mandamiento del amor.

"Debemos amar como nos amó Jesús. Hasta dar la vida, a fondo, en serio, no superficialmente. Que hay muchos modos de amar, de acuerdo a las realidades, a las personas a las que nos enfrentamos. Recalcando en cada uno de los casos, tomar como modelo el amor de Jesús", sostuvo.

El prelado apeló a un texto que un joven había publicado tiempo atrás, para advertir que muchas veces en el noviazgo, el egoísmo o los propios deseos se disfrazan con la palabra amor. "Cuando no es así. Y allí, quemando etapas aún en la maduración sexual y crecimiento y respeto mutuo, tienen vivencias que los llevan a la mentira y a no respetar ni al otro ni al don de la vida", aseveró.

"Por eso es tan importante, también en el noviazgo, amar como Jesús nos amó. Con entrega y hasta con sufrimiento, si es necesario. Amar en profundidad, siempre supone entrega y dolor. Lo superficial o buscar el solo placer no es amar", sostuvo.

Monseñor Barba les habló a los adolescentes de la responsabilidad de crecer en el amor y en el compromiso porque "son los responsables de un mundo distinto, hoy son Iglesia, pero sin duda, son la Iglesia del futuro, Y para hacer las cosas bien, siempre hay que prepararse. No se puede improvisar".

Asimismo, los animó a seguir adelante, con compromiso, siendo misioneros entre los jóvenes, y llevando y testimoniando a Jesús en sus personas.

Al finalizar la celebración eucarística, los jóvenes realizaron una segunda procesión por las calles del centro de Laferrere, cantando y testimoniando la alegría de ser cristianos.

Por la tarde, luego del almuerzo, los adolescentes se dividieron por grupos y salieron a misionar en distintos lugares, siguiendo las indicaciones de las Obras de Misericordia. Tras la misión, hicieron una puesta en común de lo vivido, para terminar en oración frente al Santísimo, y celebrar el cumpleaños de monseñor Barba, quien los acompañó a lo largo de toda la jornada.+