Sábado 13 de julio de 2024

Mons. Azpiroz Costa destacó que el amor no tiene medida

  • 20 de abril, 2023
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
En el predio del futuro santuario de Jesús Misericordioso, el arzobispo de Bahía Blanca reflexionó sobre cómo el hombre pasa la vida entera tratando de comprender la medida de Dios para conocerlo más.
Doná a AICA.org

En la fiesta de la Divina Misericordia, el arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, destacó las diferencias entre la medida humana y la divina. La misa, en el predio del futuro santuario de Jesús Misericordioso (Monteagudo 1480, Bahía Blanca), fue concelebradada por monseñor Jorge Luis Wagner y el presbítero Sergio Jara.

“El tema de las medidas está muy metido en el Evangelio de hoy, nos anima a preguntarnos como es que nosotros medimos”, reflexionó el arzobispo, añadiendo que la medida divina “era una manera distinta a como medimos nosotros”.

“Dios mide todas las cosas, el ser humano mide todas las cosas. La acción que tiene el mismo verbo”, indicó, pero aclaró que “no es lo mismo sacar medida que poner medida. A veces hay grieta porque no sabemos medir las perspectivas de las cosas”.

Siguiendo con la reflexión sobre el Evangelio, sostuvo que “lo primero que hace Jesús cuando baja es hacer callar a los que se supone que son intérpretes de la voluntad divina. A veces tenemos esa espiritualidad, contraria al sentimiento de piedad y al reconocimiento de las propias miserias”.

“Una vez que Dios los desautoriza, pregunta: ‘¿Dónde estabas cuando Dios creo el mundo?’ Dios pone la medida. El ser humano pasará la vida entera tratando de comprender la medida para comprender más a Dios. La comprendemos gracias al don de Dios, su misericordia, su gracia”, expresó monseñor Azpiroz Costa.

Otra clave del Evangelio, detalla el prelado, es que Jesús se apareció a los doce y Tomás no estaba. “Y él introduce las medidas para medir si era verdad: ‘Si no pongo el dedo en su llaga, la mano en su costado…’, es decir, si no lo mido no es verdad. Y Jesús dice la oración más bella de todo el Evangelio: Felices los que creen sin ver”.

Por último, el obispo de Bahía Blanca concluye con las palabras de Tomás que resumen toda la teología de Jesús en una frase: “Señor y Dios”. “¿Cuál es la medida del amor de Dios? El amor es sin medida”.+