Martes 18 de junio de 2024

Mons. Ares invita a hacer un camino de práctica anual de conversión

  • 14 de febrero, 2024
  • San Carlos de Bariloche (Río Negro) (AICA)
El obispo de San Carlos de Bariloche destaca que el camino cuaresmal "no tiene sentido si no es vivido con intensa caridad", y anima a transitarlo con espíritu de oración y fraternidad.
Doná a AICA.org

El obispo de San Carlos de Bariloche, monseñor Juan Carlos Ares, dio a conocer este 14 de febrero, Miércoles de Ceniza, un mensaje a la comunidad diocesana con motivo del inicio de la Cuaresma.

“Comenzamos el camino hacia la Pascua”, empieza explicando en su reflexión, donde recuerda que “la riqueza de las lecturas bíblicas cuaresmales nos invita a hacer un camino de practica anual de conversión”, para progresar en el conocimiento del misterio de Cristo y vivir en conformidad con Él.

Este dinamismo espiritual, señala, “no es un trayecto propio o personal, dado que Dios se ha revelado a su Pueblo y nos salva siempre del individualismo, para buscarnos y dejarse encontrar en la comunidad del santo Pueblo de Dios”.

A su vez, resalta que “uno de los temas bíblicos por excelencia del tiempo de Cuaresma es el término de ‘La Alianza’, que antes de referirse a las relaciones de los hombres con Dios, pertenece a la experiencia social de los hombres. Acuerdos entre grupos o individuos iguales que quieren prestarse ayuda: son alianzas de paz”.

Sin embargo, lamenta que esa "realidad social muchas veces ha sido desfigurada y manipulada”. Por eso, diferencia en cuanto a la actualidad, señalando que ahora “las alianzas no son convenios de partes, son concesiones de partidismos; son un ‘toma y daca’ que esconden segundas intenciones, corrompen a las personas y a las sociedades”.

“Nosotros no estamos exentos de esto; hasta nuestra propia relación con Dios y con los demás puede transformarse en ello”, advierte. No obstante, considera que “la Alianza que Dios nos propone supera toda tipo acuerdo de partes; dado que la experiencia del Pueblo de Israel va creciendo en su relación con un Dios, Único y Verdadero, que se da a conocer como Misericordioso, Todopoderoso, Creador y Padre”.

Se trata de una “Alianza de amor, de mutua pertenencia, como un Esposo con su Esposa”, añade, enumerando los textos bíblicos que la Iglesia meditará a lo largo de este camino.

El obispo de Nueve de Julio expresa luego su deseo de “que vivamos esa experiencia interior que anima la conversión pastoral hacia una Iglesia cada vez más ‘en salida’; como lo han hecho nuestros primeros evangelizadores”.

También destaca que “todo este camino cuaresmal es rico en imágenes, gestos, palabras y actos religiosos, sin embargo no tiene sentido si no es vivido con intensa caridad”.

“Con este espíritu de oración, de cambio y de camino cuaresmal dejemos que el Espíritu nos hable en el desierto y, juntos, renovemos la Alianza que Dios Padre restableció por la entrega amorosa de su Hijo muy amado, Jesucristo”, concluye.+

» Texto completo del mensaje