Lunes 15 de abril de 2024

México: los candidatos firman el 'Compromiso por la Paz' elaborado por la Iglesia

  • 12 de marzo, 2024
  • Ciudad de México (AICA)
Los tres candidatos a la Presidencia de la República rubricaron el acuerdo.
Doná a AICA.org

De manera individual, los tres candidatos a la Presidencia de la República de México -Xóchitl Gálvez, Claudia Sheinbaum y Jorge Álvarez- firmaron el “Compromiso Nacional por la Paz”, mediante el que se comprometieron, en caso de obtener el triunfo en las elecciones del 2 de junio, a integrar en su programa de gobierno las acciones que les presentó la Iglesia en ese documento.

El "Compromiso por la Paz", es un acuerdo propuesto por la Iglesia mexicana a través de la Conferencia Episcopal local (CEM), la Conferencia de Religiosos, la Compañía de Jesús y el departamento para los laicos. Incluye las recomendaciones elaboradas por un equipo interdisciplinario de 50 expertos, organizados en 7 grupos, cuyas propuestas se fundamentan en los resultados de conversatorios y foros, llevados a cabo a lo largo del país durante el año pasado.

Durante el acto de la firma, el presidente de la CEM y arzobispo de Monterrey, monseñor Rogelio Cabrera, explicó que el asesinato de los sacerdotes jesuitas Javier Campos y Joaquín Mora, ocurrido en junio de 2022, representó un "punto de inflexión" para la Iglesia mexicana, al dar vida al "movimiento nacional” que dio lugar al Compromiso por la Paz. 

El documento presentado a los candidatos se estructura en siete acciones, y consta de 117 iniciativas encaminadas a reducir la violencia y la inseguridad en el país. 

Según el director del Diálogo Nacional por la Paz, el padre Jorge Atilano SJ, y la coordinadora, Ana Paula Hernández, la prioridad "es construir y fortalecer el tejido social", así como el fortalecimiento de la policía municipal, para obtener una "retirada gradual de los militares" y una mayor atención a la "crisis de derechos humanos".

Entre las medidas propuestas, destacan la petición de reformas profundas del sistema judicial y penitenciario, la protección adecuada de los adolescentes en riesgo de reclutamiento y adicción, la promoción de la seguridad en los gobiernos municipales, la atención especial a las personas desaparecidas, la violencia contra las mujeres y a los migrantes, y la promoción de la autonomía de los pueblos indígenas.

“Durante este diálogo nacional, reflexionamos también sobre el fracaso de la estrategia de seguridad que persiste y se agrava desde hace más de 18 años”, dijo la presidenta de la Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos y Religiosas de México, hermana Juana Ángeles Zárate

La candidata de Morena, Claudia Sheinbaum, pese a firmar el documento, no ocultó algunas de sus reservas: “Por honestidad y congruencia, firmaré el documento, sin perjuicio de que exista una visión común de construcción de paz; sin embargo, hay varias afirmaciones y propuestas con las que no estoy de acuerdo”, afirmó. En particular, la candidata del oficialismo rechaza las críticas a la "militarización" del país y a un cierto "pesimismo fundamental", que no reconocería las acciones llevadas a cabo por el Gobierno. 

En su discurso, el provincial de la Compañía de Jesús en México, Luis Gerardo Moro, aseguró, en cualquier caso, que hay "más puntos en común que diferencias" con la estrategia del candidato del oficialismo y llamó a“elecciones limpias”, en las que “prevalezcan la justicia y el Estado de derecho”.

“Hoy damos un paso histórico en la construcción de la paz en México -concluyó monseñor Ramón Castro, secretario general de la CEM y obispo de Cuernavaca-. La firma del Compromiso de Paz representa un hito trascendental que nos llena de esperanza".

"Este Compromiso es un llamado fuerte y enfático a toda la sociedad a unirse en el noble objetivo de forjar una paz duradera y sostenible. Somos conscientes de que el camino que queda por recorrer no será fácil ni corto. Sin embargo, creemos firmemente que la suma de voluntades de las autoridades y la ciudadanía hará posible la paz con verdad y justicia. Por eso, invitamos a las víctimas y sus colectivos, organizaciones de la sociedad civil, defensores de derechos humanos, empresarios, universidades, iglesias y a la comunidad internacional a unirse en el camino hacia la paz y la justicia”.+