Lunes 25 de octubre de 2021

Malasia: Una decisión regresiva a la libertad religiosa

  • 26 de junio, 2014
  • Kuala Lumpur (Malasia)
El Tribunal Federal de Malasia confirmó la prohibición impuesta al semanario católico "Herald", de usar el término "Allah" en sus publicaciones para referirse a Dios. El Tribunal Supremo rechazó el recurso de apelación interpuesto por la arquidiócesis de Kuala Lumpur, en representación del semanario católico. Por su parte el Consejo de Iglesias de Malasia (CCM), que reúne a las comunidades cristianas de diferentes denominaciones, calificó la sentencia judicial como "un paso regresivo a la libertad religiosa" y la Ong "Human Rights Watch" también señala que "la tolerancia religiosa en la sociedad multi-religiosa de Malasia está disminuyendo".
Doná a AICA.org
El Tribunal Federal de Malasia confirmó la prohibición impuesta al semanario católico "Herald", de usar el término "Allah" en sus publicaciones para referirse a Dios. Así termina, en el tercer grado de juicio, un problema que durante años agitó a la nación.

El Tribunal Supremo rechazó el recurso de apelación interpuesto por la arquidiócesis de Kuala Lumpur, en representación del semanario católico.

La batalla legal -que también asumió un significado simbólico sobre los derechos de las minorías y que fue instrumentalizada, provocando tensiones religiosas- inició en 2009, con un recurso de apelación interpuesto por el Herald, después de la prohibición impuesta por una orden del Ministerio del Interior.

En el juicio de primer grado, a finales de 2009, los católicos ganaron la causa. Pero el Tribunal de Apelaciones revocó la sentencia en octubre de 2013. Ahora el Tribunal Federal, a través de siete jueces rechazó el recurso de forma definitiva, por una votación de 4 a 3.

Según la información de la Agencia Fides, los abogados de la Iglesia Católica considerarán la posibilidad de solicitar la revisión de la sentencia.

El padre Lawrence Andrew, editor del semanario "Herald" dijo estar "decepcionado y triste por un veredicto que viola los derechos fundamentales de las minorías".

En declaraciones a la Agencia Fides, monseñor Paul Tan, obispo de Malaca-Johor y presidente de la Conferencia Episcopal de Malasia, comentó lacónicamente: "Los jueces no eran imparciales". Pero señala: "La decisión se refiere exclusivamente al Herald. Así que esto no significa que los demás no-musulmanes no puedan utilizar la palabra Allah.

Por ejemplo, explicó el obispo, los Sikh en su sagrada escritura la usan, así como los pueblos indígenas de Sabah y Sarawak. Como declararon solemnemente los líderes cristianos en 1990 en Kuching, cualquiera que sea la decisión del gobierno o de la corte, los cristianos seguirán utilizando la palabra ´Allah´ en su culto".

Fray Paul Cheong OFM Cap, sacerdote y párroco en Kuala Lumpur, explicó que "se trata claramente de una sentencia política. No se basa en hechos, o en el derecho, o en la historia. Son solo razones puramente políticas las que la motivan. Es muy triste e injusto para nosotros".

"El camino ahora -concluye- es seguir utilizando en la adoración, la palabra ´Allah´. Los creyentes en Sabah y Sarawak también continuarán. El Herald no puede hacerlo. Ciertamente, los radicales islámicos quieren pedir la prohibición nacional para los cristianos, y es absurdo: los cristianos usan el término ´Allah´ en el resto de los países islámicos del mundo".


Un paso atrás para la libertad religiosa

El Consejo de Iglesias de Malasia (CCM), que reune a las comunidades cristianas de diferentes denominaciones, calificó como "un paso regresivo a la libertad religiosa" la sentencia judicial que confirma la prohibición impuesta al semanario católico "Herald", para usar el nombre "Allah".

El Secretario General de la CCM, Hermen Shastri, manifestó que "el gobierno debería darse cuenta de que los ciudadanos de Malasia utilizaron tradicionalmente Biblias en bahasa malaysia que contiene el nombre de Allah". Según el Secretario, éste es un veredicto que claramente "se aparta de la verdad".

La ONG "Human Rights Watch" también señala que "la tolerancia religiosa en la sociedad multi-religiosa de Malasia está disminuyendo", afirmó que "el gobierno de Malasia debe trabajar sobre las formas de promover la libertad de religión", en vez de dar espacio a los grupos islámicos radicales y conservadores.

El Tribunal Supremo emitió el veredicto a través de un colegio de siete jueces, con un solo voto de diferencia. Según la Agencia Fides, los tres jueces, todos musulmanes, que votaron a favor de los cristianos señalaron que "existe un prejuicio, ya que la palabra Allah circula libremente en la Biblia o en los libros sagrados de los Sijs". También argumentaron que la Corte de Apelaciones, mediante la imposición de la prohibición "se excedió en sus poderes y competencias jurisdiccionales, sin basarse en hechos concretos ni en las disposiciones precisas de la ley".+