Lunes 4 de marzo de 2024

Los obispos venezolanos, a favor del referéndum sobre el Esequibo

  • 24 de noviembre, 2023
  • Caracas (Venezuela) (AICA)
El episcopado apoya el reclamo acerca de "la soberanía territorial de Venezuela sobre el Esequibo", zona en disputa entre Guyana y Venezuela que será motivo de un plebiscito este 3 de diciembre.
Doná a AICA.org

Los obispos de Venezuela se expresaron a favor de "la soberanía territorial de Venezuela sobre el Esequibo, tal como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en el artículo 10", y tal como lo declararon en una nota sobre el referéndum del 3 de diciembre sobre la actual disputa entre Guyana y Venezuela por el territorio fronterizo del Esequibo. 

“La Iglesia tiene una presencia permanente en la frontera –precisan los prelados venezolanos-, que ayudó a valorizar, proteger y desarrollar esa soberanía territorial”. Los obispos rezan para que "este diferendo entre Guyana y Venezuela no trascienda a un conflicto, sino que en el ámbito del derecho y el diálogo se construya la paz entre ambas naciones. Debemos recordar que la Iglesia, fiel al Evangelio que proclama, está llamada a construir la paz, la integración y fraternidad entre todos los pueblos”.

El referéndum consultivo, continúa la nota fechada el 22 de noviembre y firmada por el arzobispo de Cumaná y presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), monseñor Jesús González de Zárate Salas, por los vicepresidentes y el secretario general, "es un instrumento de consulta y participación", por lo que "pedimos a todos que los ciudadanos que estén bien informados sobre el significado y las consecuencias del referéndum del 3 de diciembre, para que puedan actuar con plena conciencia y libertad. 

"El referéndum no debe ser manipulado por intereses puramente políticos ni utilizado como medio de presión sobre los ciudadanos", añadieron. Además, este momento de participación "debe contribuir a concienciar sobre la necesidad de dar respuesta a otros problemas que estamos viviendo, como la precariedad de los servicios públicos (agua, electricidad, combustible), la crisis sanitaria, educativa y nutricional, además de garantizar los derechos políticos y electorales de todos”.

“Imploramos al Dios del amor y la misericordia que nos permita saborear como pueblo -concluyen la nota los obispos venezolanos- el fruto de la paz que nace de la justicia, y que Nuestra Señora de Coromoto bendiga y acompañe nuestros pasos en la construcción de la civilización del amor”.+