Martes 26 de octubre de 2021

Los obispos mexicanos levantan la voz en defensa de la vida y del matrimonio

  • 13 de octubre, 2021
  • Ciudad de México (AICA)
Los prelados exhortan a unirse y oponerse a "las extrañas iniciativas en el ámbito legislativo contra la sacralidad de la vida, el matrimonio entre hombre y mujer y la familia".
Doná a AICA.org

La Conferencia Episcopal de México (CEM), hizo un llamamiento “para unir las fuerzas, ante las extrañas iniciativas en el ámbito legislativo que estamos viendo surgir en toda la Nación contra la sacralidad de la vida, el matrimonio entre hombre y mujer y la familia, nos permitimos hacerles un llamado urgente para unirnos y oponernos permanentemente a ellas”, expresaron los obispos mexicanos en un comunicado.

“Les pedimos –escriben- que juntos levantemos nuestra voz, nos organicemos y defendamos en todos los foros la verdad sobre la dignidad del ser humano, la sacralidad de la vida y el matrimonio entre un varón y mujer de donde nace la familia, célula fundamental de la sociedad”.

En su mensaje el CEM se dirige “a todos el pueblo católico, a todos los que comparten nuestra fe en el Señor Jesucristo, a todos los creyentes de otras religiones y a todas las personas de buena voluntad”, invitándole a unirse “para defender la verdad originaria del matrimonio en la que nosotros creemos, con su estructura antropológica inmutable y sus fines en beneficio de la sociedad”.

En su mensaje, los obispos recuerdan que “el matrimonio entre hombre y mujer es el patrimonio cultural de todos los pueblos, basado en la antropología bíblica” mientras ahora algunos pretenden llamar “matrimonio” a las uniones entre personas del mismo sexo, y tratan también de legalizar este fenómeno en el campo jurídico del Estado del México. 

“Es una acción en contra del estatuto antropológico natural” reiteran, subrayando que “entre ambas realidades no existen analogías ni siquiera remotas: ¡son realidades distintas que reclaman planteamientos legales distintos!” y, sin espíritu discriminatorio, piden distinguir “sin ánimo discriminatorio, las opciones personales privadas o de grupos que prefieren y eligen un modelo de vida diferente del proyecto de Dios para el amor humano”.

El texto de la Conferencia Episcopal subraya: “Partiendo de la fe tenemos derecho a enseñar, expresar y defender la verdad originaria de la realidad natural del matrimonio creado por Dios, exigiendo que se respete en lo jurídico y no se pretenda redefinir lo que Dios ha establecido. Nosotros somos parte de una sociedad mexiquense y nos asiste para esta exigencia el derecho humano a la libertad religiosa”.

A los legisladores que promueven la iniciativa de redefinir el matrimonio natural, los obispos piden “que respeten nuestro derecho a la libertad religiosa, y a que cobren consciencia de que su propuesta es insostenible y atenta contra el bien social”. 

Los legisladores que comparten la fe en Cristo, tienen “el deber moral de expresar su desacuerdo, clara y públicamente”. Por último a todos los legisladores, los obispos piden fortalecer “la democracia representativa, legislen para la mayoría, no para las minorías, encuentren, si es que faltan, las garantías jurídicas para ellas, pero sin vulnerar a las mayorías”. 

En la conclusión del mensaje, renuevan el llamamiento: “en bien de la Nación  y por un mejor futuro, no guardemos silencio ni seamos pasivos ante este tipo de iniciativas contra el don sagrado de la vida desde la fecundación hasta la muerte natural, y contra la familia que nace de este matrimonio natural”.+