Viernes 2 de diciembre de 2022

Los misioneros claretianos solicitaron ayuda para el África

  • 24 de octubre, 2012
  • Buenos Aires (AICA)
Los misioneros claretianos continúan durante octubre, el mes de las misiones, solicitando ayuda para la Misión Universal Claretiana (MUC), que se desarrolla en la población de Ngaremara, Kenia. En el día de la memoria litúrgica de San Antonio María Claret, fundador de la congregación, recordaron que las opciones apostólicas asumidas buscan "abrir un horizonte más allá de la comunidad propia y ensanchar la mirada y el corazón".
Doná a AICA.org
Los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (claretianos) continúan durante octubre, el mes de las misiones, solicitando ayuda para la Misión Universal Claretiana (MUC), y con especial esfuerzo, la que se desarrolla en la población de Ngaremara, Kenia.

En el día de la memoria litúrgica de San Antonio María Claret, fundador de la congregación y a quien la Iglesia celebra cada 24 de octubre, recordaron que las opciones apostólicas asumidas buscan "abrir un horizonte más allá de la comunidad propia y ensanchar la mirada y el corazón".

En este sentido, replicaron las palabras del superior general de la congregación, padre Joseph Abella CMF: "La celebración de la Misión Universal Claretiana nos abre a un horizonte que va mas allá de nuestra comunidad, nuestro barrio, nuestra ciudad o nuestra zona. Nos llama a ensanchar nuestra mirada y nuestro corazón".

Fernando Guzmán, referente del Equipo de Procura de la Provincia Argentina, reforzó en una carta la convicción solidaria por quienes menos tienen: "Las personas a las que destinamos esta ayuda son conocidas, tienen nombre y apellido, son acompañadas por misioneros que intentan que el Reino crezca en medio de las limitaciones propias y ajenas".

"La gran garantía de esta colecta es que ese dinero se convertirá en obras. Y el destinatario de ellas es el pueblo empobrecido y masacrado de Kenia", aseguró Guzmán.

Este año, los misioneros concretarán el "Proyecto de Seguridad Alimentaria", que tiene como objetivo promover la agricultura de regadío para garantizar la alimentación de la población. Esto se hará a través de la construcción de invernaderos y huertas, la compra de herramientas y el diseño de canales de riego.

Los interesados pueden colaborar en las sucursales de la Editorial Claretiana o en cualquier otra dependencia de la congregación donando un vuelto o la cantidad que estimen oportuna. También puede acercarse la ayuda económica a través de la Web, donde se detalla la finalidad de los recursos.

La misión de los Claretianos en la zona

Ngaremara es una localidad del este de Kenia sumida en la extrema pobreza: escasea el agua y los productos agrícolas; hay desempleo masivo, altas tasas de analfabetismo, desnutrición y mortalidad infantil; violencia entre etnias y mala infraestructura general. Su población está atravesada por el nomadismo, y las malas condiciones de vida obligan a las familias pobres a migrar permanentemente.

Kenia es un país ubicado al este del continente africano. Está en el puesto 143 de acuerdo al Índice de Desarrollo Humano (IDH), y es uno de los 29 países del mundo que está en situación de inseguridad alimentaria extrema, es decir, la mayoría de su población padece hambre.

Los misioneros claretianos abrieron la misión de Ngaremara en junio de 2009. Atienden una parroquia con 28 comunidades cristianas; su acción pastoral tiene muy presente la realidad socioeconómica de la región, por lo que desarrollaron varios proyectos, como el apadrinamiento para la educación, programas de salud integral, hogares para niños discapacitados, distribución de alimentos para socorro, perforación de pozos, y más.

De esta manera, colaboran con la lucha que ese país libra por su independencia y su real soberanía.
Para más información, visitar www.editorialclaretiana.com .+