Martes 15 de junio de 2021

Los dominicos puntualizan cómo seguirá su misión en Santa Fe

  • 29 de abril, 2021
  • Santa Fe (AICA)
El prior provincial confirmó que la Orden de los Predicadores deja de tener una presencia permanente en la arquidiócesis, pero que su templo en la capital santafesina seguirá abierto para el culto.
Doná a AICA.org

Fray Juan José Baldini OP, prior provincial, detalló algunas decisiones adoptadas por los padres dominicos sobre la misión de la Provincia Argentina de San Agustín, a cargo en la actualidad de las casas y conventos situados en los territorios nacionales de la Argentina y de Chile.

En una carta a la comunidad santafesina, el religioso puntualizó que las nuevas orientaciones atañen a los miembros de la Fraternidad Laical, de la Cofradía del Rosario, la Pía Unión San Martín de Porres y a todos los feligreses y amigos de la casa de Santa Fe, además de los frailes.

Asimismo, explicó que estas decisiones fueron adoptadas en el último capítulo provincial celebrado en Tucumán a fines de 2019, y responden al mandato del propio Santo Domingo que envió a los frailes a “predicar, estudiar y fundar conventos”. “La vida conventual es parte esencial de la vocación, y garantiza un adecuado espacio de estudio y oración y una forma propia de gobierno para el seguimiento de Cristo”, precisó.

Fray Baldini expresó que en los últimos capítulos generales se puso de relieve la importancia de volver la mirada a aquel propositum acunado por Santo Domingo en 1216, por lo que en el mundo esta forma de vida está siendo revisada y adaptada.

El fraile recordó que en la ciudad de Santa Fe, la Orden de Predicadores está presente desde 1601, y fue protagonista y testigo de acontecimientos importantes para el país y para la vida de la ciudad. También destacó que a este tiempo, muchos frailes y laicos entregaron sus vidas al servicio del Evangelio y de las almas.

“Particularmente, nuestra Provincia Argentina se vio llamada a dar más de sí misma cuando aceptó el encargo del ex-maestro de la Orden, fray Bruno Cadore, de hacerse responsable de la misión en el país vecino de Chile. Como es natural, esta nueva exigencia nos obligó a repensar el modo de organizar nuestra vida y misión en comunidad, pues para nuestra Orden, vida y misión son la misma realidad vista desde distintas perspectivas, las cuales se nutren mutuamente”, fundamentó.

“Esta exigencia nos llevó a redefinir la manera en que frailes y laicos continuaremos la ‘santa predicación’ en varios conventos y casas de nuestra Provincia, entre ellos la casa que se encuentra en nuestra querida ciudad de Santa Fe. Cada tiempo tiene sus desafíos, ahora el Señor nos conduce hacia un camino de redefinición, pero de ningún modo a un final u olvido de nuestra misión en la provincia santafesina. Se modificará la presencia de los frailes, pero se abre una nueva posibilidad, un camino de labor conjunta, en el que codo a codo arquidiócesis, orden, frailes y laicos, seguirán adelante en la misión común de anunciar la Buena Noticia de Jesús muerto y resucitado”.

El provincial destacó, en primer lugar, que el templo “seguirá teniendo sus puertas abiertas como hasta ahora, de manera que siga siendo lugar de culto para todos los fieles de la ciudad y de modo especial para los más cercanos a la Orden”.

“Es de gran importancia asegurarles que allí se podrá seguir celebrando la santa Eucaristía y el sacramento de la Reconciliación. Esto será posible gracias a que, trabajando en conjunto con monseñor Sergio Fenoy, se proveerá de un rector del templo, quien garantizará el servicio sacramental y la actividad pastoral en el edificio conventual. Por otra parte, los frailes, aunque no residan en el convento, irán a Santa Fe para acompañar y apoyar a los laicos miembros de las instituciones dominicanas”.

“En segundo lugar, uniendo esfuerzos con el arzobispado, el espacio albergará un Centro de Espiritualidad, abierto también a la provincia de Santa Fe. A la vez, podrán tener sede los laicos cercanos a la Orden para sus reuniones regulares de formación y sus actividades propias. Por lo demás, el cuidado del templo va acompañado de una especial conservación del edificio del convento por parte de la Orden”.

Fray Baldini señaló, además, que los miembros de las instituciones dominicanas, según su régimen propio, tendrán “un acompañamiento programado y periódico, el que podrá incluir una agenda y un proyecto apostólico y formativo de manera que quede pautada la visita de los frailes”.

“Este es un momento de memoria agradecida, aunque también es tiempo de siembra”, aseguró en otro párrafo de su carta a la comunidad santafesina, en la que también consideró que ésta es otra oportunidad para agradecer a Dios los dones recibidos.

“Animados por el Señor, Dueño del campo; inspirados por el trabajo generoso de tantos labradores, sobre todo de Jesús que regó con su sangre, y el de tantos otros miembros de la Orden que siguieron su ejemplo; y con una mirada en el futuro, vislumbramos la realización de un nuevo modo de predicación del Evangelio al Pueblo de Dios en Santa Fe”.

Por último, fray Baldini afirmó que “en este tiempo de siembra, con su desafío, novedades y promesas de cosechas, la Orden confía en la participación de todos como protagonistas y testigos para llevar a cabo la predicación, según nos inspiró Santo Domingo: ‘en medio de la Iglesia’”.

Más información en la página web de Frailes Dominicos Argentina y Chile.+