Miércoles 25 de mayo de 2022

Liberan al sacerdote secuestrado en Nigeria

  • 18 de octubre, 2017
  • Roma (Italia) (AICA)
El padre Maurizio Pallú, el sacerdote italiano secuestrado en Nigeria desde el pasado jueves, ha sido liberado, poco antes de la medianoche de ayer. El misionero, perteneciente al Camino Neocatecumenal, que hoy cumple 63 años, "está bien, tenía buena voz, aunque estaba claramente cansado, no tanto por el trato recibido, sino por la tensión vivida en estos días", afirmaron desde entorno del sacerdote e indicaron que el religioso estará en Italia unos días para recuperarse, "pero con intención de regresar, en cuanto sea posible, a África".
Doná a AICA.org
El padre Maurizio Pallú, el sacerdote italiano secuestrado en Nigeria desde el pasado jueves, ha sido liberado, poco antes de la medianoche de ayer.

El misionero, perteneciente al Camino Neocatecumenal, que hoy cumple 63 años, "está bien, tenía buena voz, aunque estaba claramente cansado, no tanto por el trato recibido, sino por la tensión vivida en estos días", afirmaron desde entorno del sacerdote e indicaron que el religioso estará en Italia unos días para recuperarse, "pero con intención de regresar, en cuanto sea posible, a África".

Según señala Vatican insider, "el secuestro fue obra de un grupo de criminales locales que primero asaltó al religioso y después lo alejó del grupo de otras cuatro personas con las que viajaba de Calabar a Benin City para participar en un encuentro de catequesis. Entre los secuestrados también estaban otras personas nigerianas".

Durante los últimos días, se fue complicando la negociación que desplegó con gran cuidado la unidad de crisis del Ministerio del Exterior italiano. Con el eco que tuvo el secuestro del sacerdote italiano en los medios de comunicación internacionales se corrió el riesgo de que la apuesta fuera demasiado alta, por lo que se temía que los secuestradores llevaran a cabo otra emboscada, puesto que en esa zona del país africano este no es el primer caso del secuestro de un sacerdote y no siempre hay un final feliz para estas historias, añade la nota informativa.