Miércoles 7 de diciembre de 2022

Las religiones, "abrazadas" por la música

  • 6 de junio, 2017
  • Buenos Aires (AICA)
El emblemático teatro Colón fue escenario del espectáculo interreligioso "Abracemos un Mundo Mejor", que tuvo lugar en la noche del 5 de junio y reunió a músicos de diferentes religiones en un gesto por la paz y el diálogo. Además, al cumplirse el tercer aniversario, el rabino Abraham Skorka y el dirigente musulmán Omar Abboud, evocaron el abrazo interreligioso que protagonizaron junto con el papa Francisco frente al Muro de los Lamentos. En representación de la Iglesia Católica, participó el presbítero Guillermo Marcó.
Doná a AICA.org
Con el título "Abracemos un Mundo Mejor", se llevó a cabo, en el Teatro Colón de Buenos Aires, en la noche del lunes 5 de junio un concierto interreligioso organizado por la Fundación Banco Ciudad y el suplemento Valores Religiosos del diario Clarín, con el objetivo de exaltar el valor de la convivencia entre religiones y culturas.

La presentación estuvo a cargo de Sergio Rubín, editor periodístico del suplemento Valores Religiosos, quien leyó un mensaje de Mario Morando, presidente de la Fundación Banco Ciudad: "Si bien existe toda una doctrina filosófica ética laica, que permite justificar la conveniencia de hacer el bien sin acudir a la Providencia, es mi convencimiento que sin la guía del Dios único el mundo seguirá como va", sostuvo.

"Desde la Fundación Banco Ciudad hemos generado este espacio de encuentro para simbolizar la unión de las diferentes culturas, y al hacerlo, inducir a que todos los seres de buena voluntad olviden sus diferencias doctrinarias, se tomen de la mano y caminen juntos. Simplemente los espera el paraíso terrenal" concluyó.

Rubín compartió también las palabras del presidente del Banco Ciudad, Javier Ortiz Batalla: "Abracemos juntos un mundo mejor" fue concebido como "un acto musical, cultural y religioso único", organizado con "la firme convicción de que la diversidad fortalece las relaciones culturales de los hombres", expresó. "Hoy, y como preludio de este siglo que se presenta lleno de oportunidades para todos quienes pretendan enarbolar los valores de sacrificio, esfuerzo y tolerancia de nuestros primeros inmigrantes, les proponemos este abrazo cultural por un mundo mejor".

El espectáculo contó con la participación de la Orquesta Juvenil Árabe Judía, promovida por la Universidad de Haifa e integrada por 17 músicos musulmanes, cristianos, drusos y judíos de todo el territorio israelí, quienes interpretaron un repertorio de piezas de importantes compositores, con una combinación de instrumentos de oriente y occidente. Su director es el profesor Taiseer Elias. El grupo musical fue galardonado con el reconocimiento de Huéspedes de Honor de la Ciudad de Buenos Aires.

Luego de la presentación de la orquesta, el rabino Abraham Skorka y el dirigente musulmán Omar Abboud se hicieron presentes en el escenario para evocar el abrazo que hace tres años protagonizaron junto al papa Francisco frente al Muro de los Lamentos. En representación de la Iglesia Católica participó del gesto el presbítero Guillermo Marcó.

El rabino Skorka se refirió al gesto del abrazo como un símbolo de "miles de años de desencuentro que queremos que se terminen", y exhortó a "empezar a trabajar juntos, a obrar juntos para el bien de la humanidad, para alcanzar la paz, que es la forma más genuina de acercarnos a Dios".

Omar Abboud, por su parte, compartió una pregunta que surge al pensar en Jerusalén: "¿Qué es más sagrado?¿El sepulcro, el muro, la mezquita?", y advirtió la importancia de "entender que en definitiva lo más sagrado tiene que ver con la vida, con tener una visión del otro", lo que hace "que podamos esperar, trabajar, construir una Jerusalén celeste, con contenido humano, que conserva una identidad pura que permite ver al otro como un hermano". Celebrando ese abrazo y estos tres años que han pasado, Abboud expresó que "no queda más que pedirle a Dios que ese abrazo se multiplique".

A su turno, el presbítero Marcó destacó que la Ciudad de Buenos Aires fue pionera en el diálogo interreligioso: "cuando empezamos a transitar este camino, hace 15 años, se fue gestando un sueño que jamás pensamos que tendría la proyección internacional que hoy tiene".

"Donde se habla tanto de la grieta, nosotros pudimos gestar este compromiso de escuchar, recibir y comprender al otro, que no piensa como nosotros" "Cada uno de ustedes -añadió- tiene que volverse embajador de esta causa, para que esto no sea simplemente un espectáculo", exhortó el padre Marcó.

El concierto continuó con la presentación del guitarrista, compositor y cantante autodidacta argentino no vidente Nahuel Pennisi y el sexteto folklórico, quienes interpretaron canciones del repertorio popular argentino: Oración del remanso, Plegaria para un niño dormido, y Zamba por vos. Luego, acompañados por los coros del Ministerio de Educación de la Ciudad y el Coro del Banco Ciudad, un total de más de 200 intérpretes cerraron el espectáculo con fragmentos de la Misa Criolla.+