Domingo 29 de enero de 2023

La Virgen de Guadalupe tendrá presencia permanente en Tierra Santa

  • 11 de octubre, 2022
  • Belén (Tierra Santa) (AICA)
Se colocó en Belén el azulejo conmemorativo y la primera piedra de lo que será la Capilla de Nuestra Señora de Guadalupe en Tierra Santa
Doná a AICA.org

El arzobispo de Toledo y Primado de España, monseñor Francisco Cerro, colocó el 6 de octubre la primera piedra de una capilla en honor a la Virgen de Guadalupe que se va a levantar en Belén, a pocos kilómetros de la basílica de la Natividad, en la localidad de Beit Sahour, en el lugar conocido como Campo de los Pastores. Allí, la Custodia de Tierra Santa tiene un santuario en forma de tienda de campaña ideado por el arquitecto Barluzzi, en memoria del anuncio del nacimiento de Jesús a los pastores que acampaban en las inmediaciones.

El sitio -informaron desde la Custodia de Tierra Santa- se está reestructurando y ampliando: está proyectado un complejo con alojamiento para los peregrinos y distintas capillas para celebrar la eucaristía y orar. Una de ellas estará dedicada a la Virgen de Guadalupe.

Monseñor Cerro estuvo acompañado de unos 50 peregrinos, procedentes de las diócesis de Toledo, Mérida-Badajoz, Coria-Cáceres y Plasencia. En representación de la Custodia de Tierra Santa estuvo fray Silvio de la Fuente, guardián de Bethfagé y el sevillano fray Manuel Lama.

Tras la Eucaristía se obsequió a los presentes con una pequeña imagen de la Virgen realizada en madera de olivo por artesanos bethlemitas.

Primera piedra, azulejo conmemorativo y cofre
En el lugar donde estará la capilla se bendijo la primera piedra y se colocó un azulejo en un pequeño monolito que no será enterrado. Ha sido elaborado en Talavera de la Reina, localidad toledana conocida por sus cerámicas, mide 25x15 cms, y representa la aparición de la Virgen al pastor Gil Cordero en Puebla de Guadalupe, lugar donde actualmente se erige la Basílica de Nuestra Señora, corazón espiritual de Extremadura en España. Son visibles también el escudo episcopal del arzobispo de Toledo, el logo del año jubilar guadalupense, clausurado recientemente.

Junto a la piedra se enterró un cofre que contenía un pequeño corazón de madera de olivo de Belén, que simboliza “la unión entre la Tierra Santa y Nuestra Señora de Guadalupe”, dijo el padre Raúl Muelas, que formaba parte del grupo. Asimismo, se enterró una cruz, también de madera, en forma de tau, conocida en todo el mundo por ser la cruz franciscana. Además, se introdujo un sobre con un billete de 5€, y el acta de este momento histórico, que pasará a la posteridad, firmada por el arzobispo de Toledo.

Capilla fruto del jubileo
Uno de los frutos más entrañables de este jubileo guadalupense, que finalizó el pasado 10 de septiembre, será la construcción de esta capilla. El arzobispo de Toledo declaró que será “un homenaje a los pastores extremeños y al que se le reveló el lugar donde permanecía oculta la imagen de la Morenita: Gil Cordero”.

Asimismo, expresó que otra de las finalidades de la construcción de esta capilla es “dar trabajo a muchos cristianos en Tierra Santa que están pasando por una acuciante necesidad desde hace años y que, como consecuencia, están abandonando toda presencia cristiana en el lugar donde nació el Señor”.

España siempre estuvo muy vinculada con Tierra Santa y su generosidad con los santuarios y los cristianos del país de Nuestro Señor es bien conocida. Ahora la Virgen de Guadalupe, y con ella los peregrinos de Extremadura y de toda España, van a estar muy presentes en Belén.+