Miércoles 28 de septiembre de 2022

La unidad de las Iglesias y la supervivencia de los cristianos en Medio Oriente

  • 20 de septiembre, 2022
  • Bagdad (Irak) (AICA)
El cardenal Sako volvió a referirse al tema de la "fusión" entre realidades locales, como los asirios y los caldeos. De la misma manera, habló de los siro-católicos y los siro-ortodoxos.
Doná a AICA.org

En los estudios profundos sobre la "herencia oriental" y en los escritos de los "Padres de la Iglesia" no hay ningún elemento factible de "impedir" la "fusión" entre la Iglesia caldea y la Iglesia asiria de Oriente bajo el nombre común de "Iglesia del Este" (o de Oriente), escribió el patriarca de Bagdad de los Caldeos, cardenal Louis Raphael Sako, en un mensaje publicado en los medios del patriarcado. 

En el texto vuelve a referirse al objetivo de la unidad entre las distintas confesiones cristianas: proteger y garantizar su propia supervivencia. Lo mismo se aplica a la Iglesia católica y ortodoxa siria bajo el nombre de Iglesia siria de Antioquía, y a todas las realidades que "comparten una tierra, una liturgia, una lengua, un patrimonio y una historia comunes", explica el cardenal.

La unidad entre las Iglesias es un tema recurrente y fundamental para cardenal Sako, quien en el pasado ha propuesto en varias oportunidades una vía común entre las distintas comunidades eclesiásticas, especialmente las católicas orientales. Porque sólo uniendo fuerzas es posible garantizar un futuro para una realidad minoritaria en la región de Oriente Medio que en el pasado ha sufrido la violencia, los atentados y la marginación incluso en el marco político e institucional de sus propios países.

En el transcurso de la historia, explica, estas Iglesias "han acogido a muchos pueblos, nacionalidades y lenguas diferentes" de las que, sin embargo, es factible llegar a una síntesis común. "Es posible estudiar este 'proyecto unitario' a través de un diálogo valiente”, subraya el primado caldeo, “para poder garantizar el futuro y una presencia influyente en nuestras sociedades". 

El hecho de “ser una minoría, sumado a la injusticia y la migración forzada”, advierte, ha empujado a muchos a emigrar a las naciones de la "diáspora", ya que las tierras originales son también las que "durante los primeros siete siglos de la historia acogieron a la mayoría de los cristianos".

Por otro lado, para el patriarca de los caldeos, unidad no significa en absoluto negar y borrar las identidades individuales o, peor aún, dispersarlas en una "uniformidad" anónima. Por el contrario, unidad significa preservar "una fe común, respetando el liderazgo de cada Iglesia, su tradición, liturgia, nacionalidad y lengua". Su unidad en la fe es "real, no ficticia", continúa el cardenal, y es en primer lugar una "unidad teológica" basada en la Trinidad y en Dios padre. 

"El ecumenismo", dice, "reside en la diversidad y el pluralismo. Comienza dentro de una parroquia, una diócesis, un patriarcado, y luego entre las propias Iglesias".

El purpurado exhorta a "no tener miedo a los desafíos" o a las críticas -de las que es objeto el propio patriarca, especialmente por su "injerencia en la política", una acusación que rechaza. 

"Defiendo nuestra ciudadanía", explica el cardenal -, el pueblo oprimido y yo invitamos al gobierno a crear un régimen civil. Además, no estoy afiliado a ningún tipo de partido y no recibo 'sobornos' de nadie". 

Por último, el primado caldeo vuelve a mencionar el reto del ecumenismo, que implica "una nueva visión de las Iglesias", una "formación del clero" y una mayor "apertura" de sacerdotes y fieles. Y de nuevo, una renovación de la educación teológica y espiritual y el reconocimiento de los "signos" del amor de Dios para avanzar juntos en "la unidad, el amor, el servicio y el testimonio". 

"Debemos reforzar la presencia cristiana en este turbulento Oriente Medio", concluye, "y acabar con el fanatismo y el egocentrismo eclesiástico, así como nacional y étnico”.+