Sábado 29 de enero de 2022

La Peregrinación de los Pueblos, rumbo a Paraná en su 33ª edición

  • 14 de octubre, 2016
  • Hasenkamp (Entre Ríos)
Con el lema "Madre, ayúdame a ser misericordioso", se realizará el próximo fin de semana la 33ª Peregrinación de los Pueblos, que recorre cada año los 90 kilómetros que separan la localidad de Hasenkamp y la ciudad de Paraná. Al igual que en las últimas ediciones, se esperan unos 20 mil peregrinos.
Doná a AICA.org
Los próximos 14 y 15 de octubre se desarrollará la edición 33 de la Peregrinación de los Pueblos, uniendo a la localidad de Hasenkamp con la ciudad de Paraná, que honrará a la Virgen con el lema "Madre, ayúdame a ser misericordioso". La salida está prevista para el viernes 14 a las 17 desde la Ermita de Hasenkamp, y la llegada al santuario de La Loma, en Paraná, será el sábado alrededor de las 19.

Iniciada en 1983, la Peregrinación de los Pueblos surgió como un "regalo de amor a la Virgen", de dos jóvenes Hasenkampenses pertenecientes al Movimiento Apostólico de Schoenstatt.

El destino de esta peregrinación es el santuario de Schoenstatt, llamado popularmente santuario de La Loma, dedicado a la Virgen que lleva el título de Madre, Reina y Victoriosa, tres veces admirable de Schoenstatt.

Año a año, se fueron sumando peregrinos de diferentes lugares, del interior de la provincia y de provincias vecinas, por eso se la denominó "Peregrinación de los Pueblos", que por sugerencia de Monseñor Karlic y a los efectos de poder incorporarlo al calendario diocesano, se decidió institucionalizar su fecha el viernes y sábado previos al tercer domingo de octubre.

Los peregrinos deben llevar una identificación con nombre y apellido, comunidad a la que pertenece, grupo sanguíneo y las mochilas con nombre y apellido, comunidad y teléfono. Debido a que son muchas horas de caminata, cada peregrino debe prever su cena y almuerzo y llevar taza para el desayuno.

Recomendaciones para el camino
Se recomienda tomar agua con frecuencia, comer frutas, caramelos, llevar curitas, agujas descartables para reventar ampollas, talco, aspirinas, cremas (para el sol y para dolores musculares). En cada descanso realizar ejercicios de estiramiento y elongación. En las distintas estaciones habrá áreas de descanso para el peregrino, restringida a vehículos sin autorización previa, divididas en colores.

Los jóvenes voluntarios acompañarán a los peregrinos a lo largo del camino. Son los encargados de hacer los cordones con la colaboración de los cadetes de la escuela de Policía, repartir las antorchas, llamar a las ambulancias o a los colectores cuando alguien ya no puede seguir caminando y necesita ser trasladado hasta el siguiente descanso, o brindar algunos masajes para dar alivio a los pies de los peregrinos.+