Martes 28 de junio de 2022

La patrona del Uruguay en los Jardines Vaticanos

  • 18 de mayo, 2022
  • Roma (Italia) (AICA)
Dos días después de la canonización de la Madre Francisca Rubatto, primera santa uruguaya, un mosaico de la Virgen de los Treinta y Tres, patrona del Uruguay, se inauguró en los Jardines Vaticanos.
Doná a AICA.org

Un mosaico de la patrona del Uruguay, la Virgen de los Treinta y Tres, fue inaugurado en el Bastión del Maestro de los Jardines Vaticano, este martes 17 de mayo, dos días después de la canonización de su primera santa, la Madre Francisca Rubatto. El acto fue organizado por la Conferencia Episcopal del Uruguay y la Embajada del Uruguay ante la Santa Sede.

La preciosa imagen de 140 centímetros de alto por 110 de largo, fue confeccionada por un taller italiano a base de incrustaciones de mármol, además de oro de 24 quilates para la corona de María, y llevó dos meses y medio de preparación. Será un recuerdo permanente de la Iglesia de Uruguay en el Vaticano y una expresión del cariño recíproco y de la buena relación entre ambos Estados.

A la emotiva ceremonia, acudieron autoridades de la gobernación vaticana, de la Embajada del Uruguay ante la Santa Sede, los seis obispos del Uruguay que viajaron a Roma, entre otros representantes diplomáticos, sacerdotes y laicos.

La hermana Raffaella Petrini, secretaria general de la Gobernación del Estado Ciudad del Vaticano, fue la primera en hacer uso de la palabra y subrayó la dimensión de maternidad de la Santísima Virgen. Luego, recordó las palabras del papa Francisco a este respecto durante la catequesis del miércoles 18 de noviembre de 2020:

“María acompaña en oración toda la vida de Jesús, hasta la muerte y la resurrección; y al final continúa, y acompaña los primeros pasos de la Iglesia naciente. María reza con los discípulos que han atravesado el escándalo de la cruz. Reza con Pedro, que cedió al miedo y lloró por el arrepentimiento. María está ahí, con los discípulos, en medio de los hombres y las mujeres que su Hijo ha llamado a formar su Comunidad. ¡María, es la Madre de Jesús, que reza con ellos en comunidad! Reza con ellos y reza por ellos. Y, nuevamente, su oración precede el futuro que está por cumplirse: por obra del Espíritu Santo se ha convertido en Madre de Dios, y por obra del Espíritu Santo, se convierte en Madre de la Iglesia”.

El segundo expositor, informa VaticanNews, fue el cardenal Daniel Sturla, arzobispo de Montevideo, quien, entre otras cosas, recordó que cada vez que los pastores del Uruguay se reúnen en Asamblea Plenaria en Florida se dirigen al santuario de la Patrona del país como peregrinos para implorar su especial protección.

Por último, el profesor Dr. Guzmán Carriquiry, embajador del Uruguay ante la Santa Sede, profundizó en la dimensión patriótica de la actividad. Señaló que tuvo la confirmación más actual e importante de ello en sus recientes audiencias con altas autoridades del Estado uruguayo, como el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, y el canciller Francisco Bustillo. Ambos le manifestaron su agrado y regocijo por la iniciativa.

A su vez, Carriquiry remarcó una característica que no puede pasar desapercibida: la confirmación, renovación e incremento de las ya muy tradicionales, siempre respetuosas y cordiales, excelentes relaciones diplomáticas entre el Uruguay y la Santa Sede.

Por su parte monseñor Arturo Fajardo, obispo de Salto y presidente de la Conferencia Episcopal del Uruguay, expresó a Radio Vaticana que este acontecimiento recuerda los orígenes católicos del Uruguay. “Es traer aquí los sufrimientos, las alegrías, las búsquedas de toda la Iglesia que peregrina en el Uruguay, en la espera de un nuevo impulso evangelizador, de hacer presente la vida de Jesús en la vida de nuestro pueblo, una tarea que supone ser sal y luz en medio de nuestra sociedad”, sostuvo.

El cardenal Daniel Sturla, arzobispo de Montevideo, enfatizó que estos días han sido muy especiales para el Uruguay, primero por la canonización de la Madre Francisca Rubatto y, ahora, por la entronización de la patrona de la patria.

“Es un mensaje de fidelidad a la fe católica, que está asentada sobre la roca firme de Pedro. Y, como siempre nos invita el Papa y como sabemos que es el mandato de Cristo, a evangelizar, a anunciar la alegría, el gozo de la fe católica, la alegría de ser seguidores de Jesucristo”.+