Martes 9 de agosto de 2022

La parroquia de Nuestra Señora del Buen Consejo despidió la reliquia del beato Acutis

  • 14 de abril, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
El presbítero Alberto Seijo, párroco de Nuestra Señora del Buen Consejo, presidió la misa de despedida de la reliquia del beato Carlo Acutis.
Doná a AICA.org

“¡Tenemos que agarrarnos fuerte de la Eucaristía!”, exclamó el presbítero Alejandro Fabián Seijo, párroco de Nuestra Señora del Buen Consejo, en la homilía de la misa de despedida de la reliquia de Carlo Acutis, que llegó al templo del barrio de Floresta el domingo por la noche. “El mensaje del Beato es sencillo y sin medias tintas”, consideró.

“La reliquia trasmite su testimonio, el de la Eucaristía que recibió todos los días de su vida desde la Primera Comunión y que nos hace reflexionar más y es para amarla. Esta presencia nos hizo vivir dos días muy lindos porque estuvimos mucho tiempo como comunidad ante el Señor, gozando de su sacramento”, valoró el sacerdote. 

Pero Carlo, como el Cura Brochero o Fray Mamerto Esquiú, como ejemplos cercanos, también tuvo su costado caritativo, fruto de la Eucaristía, explicó el presbítero Seijo. “La obra de Carlo seguirá y también queremos que sea santo y que su luz ilumine a todos”, pidió.

Al cierre de la celebración, muy concurrida pero atenta a los protocolos,  la licenciada Adriana Carozzo, responsable de la liturgia parroquial, tuvo a su cargo la despedida de la reliquia que fue retirada por la nave central  del templo, entre los aplausos y la emoción de los fieles. Sus palabras concluyeron con un envío, en el que expresó: “¡Ve, beato Carlo Acutis! en el Nombre del Señor resucitado. ¡Ve, hoy y siempre, amigo! ¡Ve, a prodigar las gracias del cielo a otros hermanos! ¡Que muchos puedan gozar de la alegría de recibirte como mensajero de la Resurrección! Gracias por permitirnos tocar un poco de Cielo con tu presencia”.

Ya en la calle, y mientras la reliquia era preparada para el siguiente destino, los jóvenes seguían cantando en el atrio su alegría por una fiesta y visita singulares. 

“Me inspiró estar hoy acá porque se trata de un Beato tan joven y que tuvo una vida como la que los jóvenes llevamos en estos tiempos”, expresó Gaspar Curti, de 18 años, “un ejemplo para el joven católico de hoy…Me quiero identificar con que nacimos y morimos como original, como él, porque algunos mueren como fotocopias”. 

Agustina, de 19 años, miembro de la Acción Católica parroquial, resaltó la presencia de tantos jóvenes, “porque él es un referente de la juventud, también para la Iglesia, y por la gran importancia que le dio a la Eucaristía.  Le rogué mucho a Carlo para que nos dé paz, para que podamos encontrar un mensaje de amor en la Eucaristía y nos sintamos tranquilos al transitar nuestro camino y también acercar a los más chicos a Dios”, manifestó.

Además, se expusieron en el templo unas cincuenta láminas sobre la Eucaristía, diseñadas por el Beato, que integran la exposición internacional.  La parroquia donó a la organización un relicario de madera.+