Lunes 22 de julio de 2024

La llegada del Papa a Mongolia anima a creyentes y misioneros

  • 7 de junio, 2023
  • Ulaanbaatar (Mongolia) (AICA)
El prefecto apostólico de Ulaanbaatar expresó su alegría por el anuncio del viaje apostólico del Santo Padre a Mongolia del 31 de agosto al 4 de septiembre.
Doná a AICA.org

El cardenal Giorgio Marengo, prefecto apostólico de Ulaanbaatar, expresó gran alegría por el viaje apostólico del Papa Francisco a Mongolia, anunciado para el 31 de agosto al 4 de septiembre. “La visita del Santo Padre, dijo el purpurado, contribuirá ciertamente a sacar a la luz la belleza de esta tierra y la nobleza de sus habitantes, guardianes de tradiciones muy profundas”.

La visita del Papa a Mongolia, donde la Iglesia es una "comunidad joven y pequeña", será un gran estímulo para los cerca de 1.500 fieles locales y varias decenas de misioneros que trabajan en este país asiático. Esta será probablemente la única vez que todos los miembros de la Iglesia local podrán reunirse con el Papa durante su visita, señaló el cardenal Marengo. Quizás incluso "será posible reunir a todos los fieles en una foto con el Papa Francisco".

La prefectura apostólica de Ulaanbaatar, abarca el territorio de todo el país, trabajan 75 misioneros de 10 congregaciones religiosas y 27 nacionalidades. Entre ellos hay 29 sacerdotes, incluidos 2 sacerdotes locales, 36 religiosas, 6 religiosos hermanos y 3 laicos misioneros. Hay nueve lugares de culto registrados.

Gran parte del trabajo misionero "toma la forma de proyectos de promoción humana, apoyados por la investigación cultural y el diálogo interreligioso", que es también "una forma de dar testimonio de Cristo", señaló el cardenal italiano y destacó que “en Mongolia, las comunidades cristianas hay un fuerte sentido de vínculo mutuo, fraternidad espontánea y frescura espiritual, que recuerda a la Iglesia primitiva”.

Por último, sobre los frutos que se pueden producir por la presencia del Santo Padre, el cardneal Marengo tiene claro “es importante que el país sea más conocido en el mundo, precisamente por su riqueza cultural y religiosa, así como por su historia. La visita del Santo Padre contribuirá ciertamente a poner de relieve la belleza de esta tierra y la nobleza de sus gentes, depositarias de tradiciones muy profundas que siempre caracterizaron a esta región de Asia”.+