Domingo 27 de noviembre de 2022

La Iglesia marplatense celebró la Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes

  • 14 de febrero, 2022
  • Mar del Plata (Buenos Aires) (AICA)
En el día de Nuestra Señora de Lourdes, la Iglesia celebra la Jornada Mundial del Enfermo. En ese marco, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, presidió una misa en la gruta de la Virgen
Doná a AICA.org

Ni la lluvia y el mal tiempo detuvo a los miles de peregrinos marplatenses que, en la fiesta a Nuestra Señora de Lourdes, el pasado 11 de febrero se acercaron durante todo al día a la Gruta de la Virgen para manifestar su devoción a la Madre de Dios.

El día comenzó con el rezo del rosario a las 6 y posterior celebración de la misa, como se vivió durante los nueve días anteriores, durante la celebración de la novena. 

El viernes 11, por la mañana, hubo misa en la gruta a las 8, 10, 12. entre ellas una dedicada especialmente para los enfermos y otra -a las 12- en recuerdo de las apariciones de la Virgen hace 164 años a Santa Bernardita. 

Por la tarde, hubo misa a las 14.30 y a las 16 en la capilla. A las 15, en la gruta, se rezó un rosario continuado por los enfermos, la paz mundial, la patria e intenciones particulares. 

La misa solemne fue presidida por el obispo diocesano monseñor Gabriel Antonio Mestre, a las 18 en la gruta. 

Monseñor Mestre resaltó en su homilía dos aspectos del texto del Evangelio que relata las Bodas de Caná: intersección y misericordia

“La Virgen continúa intercediendo por nosotros ante Dios”, subrayó el obispo y añadió: “Que podamos tirarle del manto a María, para llevarle nuestras suplicas e intenciones’’. 

Sobre la misericordia, el prelado marplatense hizo referencia al Mensaje del papa Francisco para la 30° Jornada Mundial del Enfermo y resaltó que “ante las adversidades, miremos a la enfermedad desde una perspectiva misericordiosa”, “cuando la curación a veces no es posible, con el enfermo hay que tener cuidado, consuelo y cercanía’’, subrayó monseñor Mestre.

Una vez finalizada la celebración, se realizó la tradicional procesión con la imagen de la Virgen, por las calles y el puerto de la Ciudad. 

Desde la diócesis destacaron la devoción de los marplatenses hacia la Virgen de Lourdes que con globos, flores y banderas saludban el paso de la imagen. 

La gran demostración de fe, se detuvo en el colegio La Sagrada Familia y ante la imagen de Don Orione ubicada en la plaza Italia, donde el obispo hizo una ofrenda floral, mientras bendecía a vecinos y peregrinos, entre ellos una señora que celebraba sus 100 años de vida.

Antes de regresar a la gruta, monseñor Mestre realizó la bendición mirando al mar, pidiendo por todos los pescadores, sus familias y especialmente recordando a aquellos que han perdido la vida en el mar, para que María de Lourdes este siempre con ellos y fortalezca su camino.

Luego de la procesión y ya en la gruta, monseñor Gabriel realizo la bendición final con el Santísimo Sacramento frente a toda la comunidad, posteriormente se despidió a la Virgen hasta el año que viene.+