Domingo 3 de marzo de 2024

La Basílica de San Pedro anuncia proyectos de caridad para el Jubileo de 2025

  • 7 de diciembre, 2023
  • Roma (Italia) (AICA)
Mientras continúan los preparativos en Roma para el próximo Año Jubilar de 2025, la Basílica de San Pedro presentó dos nuevos proyectos de caridad, destinados a ayudar a refugiados y prisioneros.
Doná a AICA.org

Los preparativos para el Año Jubilar de 2025 ya están en marcha en la ciudad Roma y se espera que más de 30 millones de peregrinos lleguen a Ciudad Eterna para el Jubileo. En medio de estos preparativos, la Basílica de San Pedro anunció dos proyectos benéficos, destinados a ayudar a los refugiados y a los encarcelados.

El primero de esos proyectos se titula "Rosarios del Mar", y se organiza en colaboración con la Fundación Casa del Espíritu y las Artes.

Dos personas con antecedentes como refugiados están trabajando en San Pedro para construir rosarios con la madera de los barcos utilizados por los inmigrantes para llegar a Europa. Además, algunos trabajos iniciales de construcción de estos rosarios están siendo realizados por personas encarceladas en distintas prisiones de toda Italia.

El segundo proyecto es una colaboración con la Asociación Segunda Oportunidad, una organización sin fines de lucro que trabaja para ofrecer oportunidades de empleo a presos y expresidiarios.

Un recluso de la prisión de Rebibbia, en Roma, trabajó a tiempo completo como electricista en la basílica durante varios meses, y a los reclusos de la prisión de Mammagialla en Viterbo se les encargó la fabricación de bolsas.

En una conferencia de prensa, el cardenal Mauro Gambetti, arcipreste de la basílica de San Pedro, habló de la relación entre el próximo Jubileo y los nuevos proyectos caritativos de la basílica.

Según la ley mosaica, dijo, los jubileos debían celebrarse cada cincuenta años, en memoria de la fuga del pueblo judío de la esclavitud en Egipto. En la antigüedad, señaló, los jubileos implicaban liberar esclavos, perdonar deudas y dejar la tierra sin labrar, para permitir que se regenerara.

Estas prácticas, continuó el cardenal, -al igual que los nuevos proyectos sociales de la basílica- promovieron un espíritu de solidaridad y el sueño de dar a todos una segunda oportunidad.

En la conferencia de prensa también estuvieron presentes Flavia Filippi y Arnoldo Mondadori, fundadores de la Asociación "Segunda Oportunidad" y de la "Casa del Espíritu y de las Artes", respectivamente, así como Giovanni Russo, jefe del Departamento de Administración de Prisiones de Italia. 

Tanto Filippi como Russo sugirieron que la asociación entre San Pedro y la Asociación Segunda Oportunidad continuaría creciendo, y el mismo Russo describió el empleo de un presidiario como electricista en la basílica de San Pedro como un "primer paso" hacia una mayor colaboración.+