Jueves 2 de diciembre de 2021

Inicio del Año de san Pedro Nolasco, fundador de la Orden de la Merced

  • 18 de febrero, 2015
  • Córdoba
Juntamente con las comunidades mercedarias presentes de numerosos países del mundo, la Orden de la Merced de la Argentina, donde los mercedarios están desde el año 1535, inició el Año de San Pedro Nolasco, su fundador, el primero del triduo de años de preparación para las celebraciones jubilares por los 780 años de fundación.
Doná a AICA.org
Juntamente con las comunidades mercedarias presentes de numerosos países del mundo, la Orden de la Merced de la Argentina, donde los mercedarios están desde el año 1535, inició el Año de San Pedro Nolasco, su fundador, el primero del triduo de años de preparación para las celebraciones jubilares por los 780 años de fundación.

Según lo estableció el Capítulo General y lo comunicó a toda la familia mercedaria el Maestro General, el sacerdote argentino fray Pablo Bernardo Ordoñe, el jubileo de los 780 años será preparado durante tres años: el primer año, 2015, será dedicado al fundador, san Pedro Nolasco; el segundo, 2016, a Nuestra Señora de la Merced"; y el tercer año, 2017, a Cristo Redentor, para finalizar el año 2018 con celebraciones jubilares en las ciudades que fueron fundamentales para la propagación del carisma redentor de la Orden: Roma, Barcelona y Lima.

Con este motivo el padre provincial de la Argentina, fray Luis de Brito, envió a todas las comunidades mercedarias del país un mensaje, acompañado por la Oración Jubilar de La Merced, en el que recuerda "el fundamento cristológico de la vocación redentora mercedaria", ese fundamento "que le ha permitido a la Orden renacer una y otra vez a lo largo de la historia", e inicia en la Argentina el año de San Pedro Nolasco.

La Orden de la Merced
Estaba gran parte de España bajo el yugo de los moros musulmanes, y los piratas sarracenos asolaban las costas del Mediterráneo haciendo miles de cautivos cristianos a quienes llevaban al norte de África donde los sometían a trabajos forzados. En esas circunstancias, el 2 de agosto de 1218 Pedro Nolasco tuvo una visión de la Virgen María que lo exhortaba a fundar una Orden para redimir a aquellos cristianos cautivos. Ocho días después, en la catedral de Barcelona, nacía la "celeste, real y militar Orden de la Merced", cuya obra fue realmente heroica. Se calcula que fueron alrededor de 300.000 los redimidos por los frailes mercedarios del cautiverio de los moros y unos 3.000 los religiosos que murieron mártires al entregar su vida en cumplimiento de su voto.

Con Pedro de Mendoza llegaron los primeros mercedarios al actual territorio argentino. También lo hicieron con la corriente colonizadora que ingresó por el Norte. A ello se debe que la devoción a Nuestra Señora de la Merced sea una de las más antiguas en el país. El general Manuel Belgrano la proclamó Generala del Ejército Argentino y le entregó su propio bastón de mando después de la batalla de Tucumán, cuya victoria atribuyó a su protección. A lo largo del país son innumerables los templos y capillas dedicados a su devoción.+