Domingo 3 de julio de 2022

Hong Kong: después de la detención, llega la acusación al cardenal Zen

  • 24 de mayo, 2022
  • Hong Kong (China) (AICA)
La audiencia preliminar tendrá lugar hoy, día que se celebra la Jornada de Oración por la Iglesia en China. Se lo acusa de no haber registrado un fondo de caridad que administraba.
Doná a AICA.org

El tribunal de West Kowloon acusó hoy, 24 de mayo, al cardenal Joseph Zen Ze-kiun, de 90 años, y a cinco conocidos miembros del Frente Democrático por no registrar correctamente un fondo humanitario del que eran administradores. La policía había detenido al obispo emérito de la ciudad y a los demás acusados por el cargo mucho más grave de "colusión" con fuerzas extranjeras, en violación de la draconiana ley de seguridad nacional impuesta por Beijing en el verano de 2020.

Hasta su clausura en octubre del año pasado, el Fondo 612 ayudó a miles de manifestantes pro democráticos que participaron en las protestas de 2019. Todos los acusados se declararon inocentes. Sus abogados defensores cuestionaron que la organización benéfica estuviera obligada a registrarse según la Societies Ordinance.

Tal como informa la agencia AsiaNews, el juicio comenzará realmente el 19 de septiembre. Sin una acusación por amenaza a la seguridad nacional, los acusados se enfrentan a una multa máxima de 1.750 dólares. Sin embargo, una de ellos, la activista Cyd Ho, ya está en prisión por participar en una manifestación no autorizada. Esta acusación afectó a varias figuras democráticas, entre ellas al magnate católico Jimmy Lai.

Diplomáticos italianos, alemanes, franceses y suecos estuvieron presentes en la audiencia de hoy. Muchos países occidentales denuncian desde hace tiempo las acciones represivas aplicadas por las autoridades de Hong Kong, que, en la práctica, anularon las tradicionales libertades que habían garantizado a la población tras su regreso a la soberanía china en 1997.

Como muestra del clima de temor que se vive en la antigua colonia británica, la diócesis de la ciudad anunció hoy que no se celebrarán este año las tradicionales misas en conmemoración de la masacre de Tiananmen. El 4 de junio de 1989, miles de estudiantes y ciudadanos chinos fueron asesinados en Beijing por exigir libertad y democracia en el país. La cancelación de las celebraciones está motivada por la preocupación de que puedan violar la Ley de Seguridad Nacional.

Por la fiesta de María Auxiliadora y Nuestra Señora de Sheshan -que por voluntad de Benedicto XVI desde 2007 es la Jornada mundial de oración por la Iglesia en China- esta noche, el cardenal Zen celebrará una misa organizada por la Comisión de Justicia y Paz. Por su parte, el arzobispo de Hong Kong, cardenal John Tong presidirá otra celebración en el Holy Spirit Study Center.

Oración por la Iglesia china
Al final del Regina Coeli, el pasado domingo 22 de mayo, Francisco invitó a la Iglesia a unirse en oración con los católicos chinos. En sus palabras no faltó la cercanía y el cariño a los católicos ante la conmemoración litúrgica de la Santísima Virgen María Auxiliadora, que se celebra el 24 de mayo.

"Es un aniversario muy sentido porque veneran a la Auxiliadora como su Patrona, en el santuario de Sheshan en Shanghai, en numerosas iglesias del país y en sus hogares", recordó.

"Esta feliz circunstancia me da la oportunidad de renovarles la seguridad de mi cercanía espiritual; sigo con atención y participación la vida y las vicisitudes de los fieles y pastores, a menudo complejas, y rezo por ellos cada día". 

La invitación del Papa es que toda la Iglesia acompañe a los fieles chinos con la oración: "Los invito a unirse a mí en esta oración, para que la Iglesia en China, en libertad y tranquilidad, pueda vivir en comunión efectiva con la Iglesia universal y ejercer su misión de anunciar el Evangelio a todos, ofreciendo así también una contribución positiva al progreso espiritual y material de la sociedad".

En 2008, el papa Benedicto XVI compuso la oración a la Virgen María, encomendándole el destino de la Iglesia en China, y el año anterior también le había encomendado la China católica en una carta, pidiendo que el aniversario del 24 de mayo se convirtiera en un día de unidad y oración por la Iglesia del país en todo el mundo.+

NOTICIAS RELACIONADAS