Miércoles 29 de junio de 2022

Honduras: Los obispos piden una tregua para Navidad

  • 24 de diciembre, 2019
  • Tegucigalpa (Honduras) (AICA)
Llamamiento del arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga
Doná a AICA.org

"Para los que quieren matar, pedimos al menos hacer una tregua por Navidad", dijo el arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, en una misa celebrada ayer, 22 de diciembre, en la que lanzó un llamamiento para detener la violencia que se vive en las prisiones.



"Por favor -insistió el cardenal Maradiaga- en esta Navidad, Cristo quiere nacer en una Honduras que quiere paz", y luego comentó: "Qué noticia tan triste es la de la prisión (18 muertos por enfrentamientos violentos), tal vez porque Dios no está presente en nuestras vidas".



Por su parte, hace una semana, la Conferencia Episcopal de Honduras, envió un mensaje a la comunidad nacional que exigía la paz en un país sacudido por episodios de violencia y corrupción.



Los obispos señalan en su mensaje que la llamada de Jesús “a no escandalizarnos por su compromiso con los pobres y sus exigencias de justicia, verdad, libertad y solidaridad para todos, agudiza precisamente el escándalo y la vergüenza que provocan las actuaciones de los poderes del Estado”.



El texto de los obispos subraya: "La palabra 'escándalo' significa deshonor, trampa, obstáculo que causa indignación. Y es precisamente en la indignación de la sociedad que vemos otra razón para la esperanza. Porque lejos de desear que Honduras entre en una espiral de violencia, lo que esperamos es que el sentido común de los poderes públicos y privados les haga comprender que, para salvar a nuestro país, la mayoría de las personas ya no quieren confiar ellos y ya no cree en ellos. Por lo tanto, también se espera que surjan nuevos líderes en todos los campos de la actividad nacional".



El mensaje del episcopado hondureño concluye con una reflexión: "José y Maria, frente a la cuna del Bambinello, son el modelo a seguir para todas las familias de Honduras. Debemos convertirnos en una familia que comparta las dificultades sin perder la esperanza: una familia abierta a la convivencia con otras familias, migrantes, grupos de apoyo, grupos de fe y compromiso social". +