Viernes 24 de septiembre de 2021

Homenaje al padre Rodolfo Ricciardelli en el barrio popular que lleva su nombre

  • 15 de julio, 2021
  • Buenos Aires (AICA)
Misa y acto en la calle para recordar al primer sacerdote que vivió y desarrolló su tarea pastoral en la villa antes denominada 1-11-14 del Bajo Flores porteño.
Doná a AICA.org

Sacerdotes de las villas y vecinos realizaron un homenaje al presbítero Rodolfo Ricciardelli en el barrio popular del Bajo Flores que lleva su nombre, a raíz de que fue uno de los primeros curas en vivir y desarrollar la tarea pastoral en los asentamientos porteños.

El martes 13 por la mañana se celebró la misa en la parroquia Madre del Pueblo, donde a los niños de nivel primario se les repartió una estampita con la oración dedicada al padre Ricciardelli, en la que le piden cuidar el barrio. Por la tarde, se organizó el acto de la memoria en la rotonda que cruza Avenida Varela y Avenida Perito Moreno, en diagonal a la cancha del Club San Lorenzo.

El acto en homenaje al padre Ricciardelli comenzó con el reparto de arroz con leche y torta fritas, y prosiguió con palabras del presbítero Juan Isasmendi, uno de los sacerdotes que dio continuidad a su tarea pastoral en la villa 1-11-14, hoy renombrada por ley.

Dirigiéndose a los niños de la villa, el padre Isasmendi afirmó: “Retomamos su espíritu porque buscamos hacer valer nuestra dignidad. Queremos esa pasión valiente por el pueblo que quiere un barrio más justo, vivir en solidaridad y hacer valer la dignidad de cada hijo. La comunidad Madre del Pueblo sigue diciendo esta hermosa y sencilla oración del padre Rodoldo ‘soy de la Virgen nomás’”.

Luego el sacerdote anunció la entrega de un recordatorio del acto a los referentes del barrio, que incluyó a la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat porteño, María Migliore, que participó del homenaje.

“La Iglesia en la que creo. Cerca de la gente, construyendo desde abajo. Tejiendo redes y generando comunidad”, escribió en sus redes sociales la funcionaria con oficina en el ex Elefante Blanco, en la Villa 15, más conocida como Ciudad Oculta.

El recordatorio con foto del padre Ricciardelli también fue un compromiso por el barrio. “Algo que cada uno sabe aquí lo que vivimos en la pandemia. Le pusimos el pecho y salimos adelante pese al dolor, muchos que se nos fueron, queridos, enfermos, sin trabajo que pelean todos los días. Es cierto que la pandemia nos golpeó pero creció la solidaridad en nuestros barrios. Este sentido de acompañarnos entre todos no debemos perder. Por eso volvemos a pedir a Ricciardelli seguir ese camino de compromiso”, finalizó el padre Isasmendi.

El padre Ricciardelli es recordado por su estrecha relación con el Bajo Flores. En la denominación de 1-11-14 de la villa, hoy llamada por ley barrio Ricciardelli, primero fue la devoción popular a la Madre de Jesús, luego llegaron las catequistas que acercaron al sacerdote, que nunca más se fue, ya que vivió en la villa desde la década del ’70 hasta su fallecimiento el 13 de julio de 2008.+