Miércoles 22 de septiembre de 2021

Francisco pidió a los obispos mexicanos: Oración con el Señor y cercanía a su pueblo

  • 19 de mayo, 2014
  • Ciudad del Vaticano
El papa Francisco recibió esta mañana a los obispos de la Conferencia Episcopal de México que en estos días están llevando a cabo su quinquenal visita "ad Limina". En sus palabras el Pontífice subrayó que, a pesar de los graves problemas que enfrentan, la Iglesia en México está consolidada sobre pilares muy fuertes y les ha instado a ser siempre fieles a la "doble trascendencia": la primera en la oración con el Señor, y la segunda con la cercanía a su pueblo.
Doná a AICA.org
El papa Francisco recibió esta mañana a los obispos de la Conferencia Episcopal de México que en estos días están llevando a cabo su quinquenal visita "ad Limina". En sus palabras el Pontífice subrayó que, a pesar de los graves problemas que enfrentan, la Iglesia en México está consolidada sobre pilares muy fuertes y los ha instado a ser siempre fieles a la "doble trascendencia": la primera en la oración con el Señor, y la segunda con la cercanía a su pueblo.

"En estos últimos años, la celebración del bicentenario de la Independencia de México y del centenario de la Revolución Mexicana ?escribe Francisco en el texto que les entregó a los prelados mexicanos- constituyó una ocasión propicia para unir esfuerzos en favor de la paz social y de una convivencia justa, libre y democrática. A esto mismo los animó mi predecesor Benedicto XVI invitándolos a "no dejarse amedrentar por las fuerzas del mal, a ser valientes y trabajar para que la savia de sus propias raíces cristianas haga florecer su presente y su futuro."

"En la actualidad, las múltiples violencias que afligen a la sociedad mexicana, particularmente a los jóvenes, constituyen un renovado llamamiento a promover este espíritu de concordia a través de la cultura del encuentro, del diálogo y de la paz. A los Pastores no compete, ciertamente, aportar soluciones técnicas o adoptar medidas políticas, que sobrepasan el ámbito pastoral; sin embargo, no pueden dejar de anunciar a todos la Buena Noticia: que Dios, en su misericordia, se ha hecho hombre y se ha hecho pobre y ha querido sufrir con quienes sufren, para salvarnos. La fidelidad a Jesucristo no puede vivirse sino como solidaridad comprometida y cercana con el pueblo en sus necesidades, ofreciendo desde dentro los valores del Evangelio".

"Conozco sus desvelos por los más necesitados, los que trabajan en condiciones infrahumanas, los migrantes en busca de mejores condiciones de vida, los campesinos. Sé de su preocupación por las víctimas del narcotráfico y por los grupos sociales más vulnerables, y del compromiso por la defensa de los derechos humanos y el desarrollo integral de la persona. Todo esto, que es expresión de la íntima conexión que existe entre el anuncio del Evangelio y la búsqueda del bien de los demás coopera, sin duda, a dar credibilidad a la Iglesia y relevancia a la voz de sus Pastores".

"La misión de la Iglesia -destaca después- no puede prescindir de laicos. Los invito a que promuevan su responsabilidad secular y les ofrezcan una adecuada capacitación para hacer visible la dimensión pública de la fe. Para eso, la Doctrina social de la Iglesia es un valioso instrumento que puede ayudar a los cristianos en su diario afán por edificar un mundo más justo y solidario. De esta forma también se superarán las dificultades que surgen en la transmisión generacional de la fe cristiana. Los jóvenes verán con sus propios ojos testigos vivos de la fe, que encarnan realmente en su vida lo que profesan sus labios. Y, además, se irán generando espontáneamente nuevos procesos de evangelización de la cultura. En este sentido, el potencial de la piedad popular, que es el modo en que la fe recibida se encarnó en la cultura y se sigue transmitiendo constituye un imprescindible punto de partida para conseguir que la fe del pueblo madure y se haga más profunda."

La familia es "célula básica de la sociedad y primer centro de evangelización. Los animo, pues, a intensificar la pastoral de la familia seguramente, el valor más querido en nuestros pueblos, para que, frente a la cultura deshumanizadora de la muerte, se convierta en promotora de la cultura del respeto a la vida en todas sus fases, desde su concepción hasta su ocaso natural".

Después de recordar a los prelados la importancia de su cercanía a los sacerdotes y consagrados, así como la atención que deben prestar a su formación y la atención por las futuras vocaciones, el Obispo de Roma recuerda con agrado que en sus planes pastorales, "han asumido las indicaciones de Aparecida, de la que en estos días se cumple el 7º aniversario, destacando la importancia de la Misión continental permanente, que pone toda la pastoral de la Iglesia en clave misionera. Así -concluye- podremos dar testimonio de Cristo con la vida también entre los más alejados, y salir de nosotros mismos a trabajar con entusiasmo en la labor que nos fue confiada, manteniendo a la vez los brazos levantados en oración".+