Jueves 2 de febrero de 2023

Francisco: "La ternura de Dios nos indica que el amor es el significado de la vida"

  • 13 de septiembre, 2018
  • Ciudad del Vaticano
Esta mañana el papa Francisco recibió en la Sala Clementina del Palacio Apostólico a los participantes del congreso "La teología de la ternura en el Papa Francisco", que tendrá lugar en Asís del 14 al 16 de septiembre. "La ternura de Dios nos lleva a entender que el amor es el significado de la vida", señaló el Pontífice.
Doná a AICA.org
Del 14 al 16 de septiembre, se llevará a cabo en Asís, Italia el congreso "La teología de la ternura en el Papa Francisco". Esta mañana el pontífice recibió a sus participantes en la Sala Clementina del Palacio Apostólico.

En referencia a los temas a tratar en el congreso, el Papa hizo tres sugerencias a los organizadores. El primero sobre la frase "teología de la ternura"; en segundo lugar, acerca de "la belleza de sentirnos amados por Dios y la belleza de sentir que amamos en nombre de Dios". Y, en última instancia, el "sentir que podemos amar".

Al referirse al primer punto, el nombre que le han otorgado al congreso, el papa Francisco precisó la distancia que parece haber entre las palabras "teología", puramente académica, y "ternura", sobre a las relaciones interpersonales. Pero afirmó que "nuestra fe las vincula inextricablemente", ya que la teología no puede ser "abstracta", porque surge de un conocimiento existencial. Al contrario, "está llamada a comunicar la concreción del Dios amor", enseñó".

Por su lado, la ternura, "es un bien existencial concreto, para traducir en nuestros tiempos el afecto que el Señor nutre por nosotros", señaló. De hecho, sucede en el presente que nos concentramos "menos en la praxis y más en el sentir". Por este motivo, la teología, "está llamada a acompañar la búsqueda existencial, aportando la luz que proviene de la Palabra de Dios".

De allí surge el segundo punto que el pontífice destacó: "La belleza de sentirnos amados por Dios y la belleza de sentir que amamos en nombre de Dios". Las figuras del Sagrado Corazón y del Jesús Misericordioso hablan de una "propiedad esencial de la Trinidad y de la vida cristiana". La ternura es "nuestra forma de recibir hoy la misericordia divina", porque "nos revela, junto al rostro paterno de Dios, a un Dios enamorado del hombre". "Pase lo que pase, hagamos lo que hagamos, estamos seguros de que Dios está cerca, compasivo, listo para conmoverse por nosotros", apuntó.

Definió a la ternura como "el antídoto contra el miedo a Dios", porque "en el amor no hay temor" y porque "la confianza supera el miedo". "Sentirse amado significa aprender a confiar en Dios, a decirle, como quiere: "Jesús, confío en ti", manifestó Francisco.

El último paso, "sentir que podemos amar", lo mostró como el paso siguiente. "Si Dios es ternura infinita, también el hombre, creado a su imagen, es capaz de ternura. La ternura, entonces, lejos de reducirse al sentimentalismo, es el primer paso para superar el replegarse en uno mismo, para salir del egocentrismo que desfigura la libertad humana"; "la ternura de Dios nos lleva a entender que el amor es el significado de la vida", anunció.

En sus conclusiones mencionó a la "teología en camino", aquella que con dinamismo se dirija a Dios y tome al hombre de la mano. "Una teología no narcisista, sino encaminada al servicio de la comunidad, que no se contente con repetir los paradigmas del pasado, sino que sea Palabra encarnada".

"Hoy, más que nunca hace falta una revolución de la ternura. ¡Esto nos salvará!", exclamó. Y le confió a Nuestra Señora, Madre de la ternura, los trabajos a realizar durante el congreso.+