Sábado 12 de junio de 2021

Francisco: "Jesús camina junto a nosotros para darnos esperanza"

  • 24 de mayo, 2017
  • Ciudad del Vaticano
En la tradicional catequesis de los miércoles, el papa Francisco se refirió hoy una vez más a la esperanza. Con la mirada en la experiencia de los dos discípulos de Emaús, de la cual habla el Evangelio de Lucas, el Papa aseguró que "Jesús camina junto a las personas desalentadas y logra darles de nuevo la esperanza".
Doná a AICA.org
En un nuevo encuentro con los fieles que cada miércoles colman la plaza San Pedro, el papa Francisco compartió una catequesis dedicada a reflexionar sobre la esperanza.

El Pontífice narró la escena en la que los dos discípulos, desilusionados, sin esperanza y llenos de amargura por la muerte de Jesús, huyen de Jerusalén a Emaús. En ese caminar hacia su aldea, mientras conversan con paso triste y desesperanzado, se les une un desconocido, detalló.

"Los ojos de ellos, velados aún por el fracaso de sus expectativas humanas, no reconocen que es Jesús. El Señor camina con ellos, y aunque conoce el motivo de su desilusión, no se impone, sino que pregunta y escucha", agregó Francisco.

Allí Jesús comienza su ?terapia de esperanza?, explicó el Papa. "Aunque conoce ya el motivo de la desilusión de estos dos, les deja a ellos el tiempo para poder examinar en profundidad la amargura que los ha envuelto". Y ellos pronuncian aquellas palabras: "Nosotros esperábamos, pero?", que revelan tristeza, decepción, derrota, y que son un retrato de la existencia humana que nos es común". En el fondo, señaló Francisco, todos somos un poco como estos dos discípulos.

"Pero Jesús camina, de manera discreta, junto a todas las personas desalentadas, y logra darles de nuevo la esperanza. Como a los discípulos de Emaús, él habla a través de las Escrituras, manifestando cómo la verdadera esperanza pasa por el fracaso y el sufrimiento", animó el Santo Padre, y recordó que "al final del camino cumplido en su compañía, Jesús se hace reconocer en la fracción del pan, gesto fundamental de la Eucaristía, don de su amor total, de donde brota la vida de la Iglesia y del cristiano".

En este encuentro breve entre Jesús y los discípulos, afirmó el pontífice, está todo el destino de la Iglesia: "La comunidad cristiana no está encerrada en una ciudad fortificada, sino que camina en su ambiente más vital, es decir la calle. Y ahí encuentra a las personas, con sus esperanzas y sus desilusiones, a veces enormes". La Iglesia escucha las historias de todos para luego ofrecer la Palabra de vida, el testimonio del amor, amor fiel hasta el final. Y entonces el corazón de las personas vuelve a arder de esperanza", sostuvo.

El Papa insistió en que Jesús siempre está junto a nosotros para darnos esperanza, para encender nuestro corazón y decir: "Ve adelante, yo estoy contigo. Ve adelante", y finalizó deseando "que Jesús resucitado nos conceda descubrirlo presente y vivo en su Iglesia donde, saliendo a nuestro encuentro y caminando junto a cada uno, nos conduce con su amor infalible y su presencia vivificante por el camino de la esperanza", concluyó el Papa.+