Lunes 17 de junio de 2024

Finaliza la misión del cardenal Krajewski en Tierra Santa

  • 27 de diciembre, 2023
  • Jerusalén (Tierra Santa) (AICA)
Después de participar en las celebraciones navideñas y llevar los saludos del Papa al pueblo que sufre la guerra, el limosnero papal regresa al Vaticano este miércoles 27.
Doná a AICA.org

Después de pasar por Jerusalén, Belén y Nazaret, la misión del cardenal Konrad Krajewski en Tierra Santa llega a su fin. El limosnero del Papa regresará este miércoles 27 al Vaticano, pero antes se reunirá con las Misioneras de la Caridad en Jerusalén, en su último compromiso allí.

"He sido enviado a Tierra Santa por el Santo Padre, para representarlo en estos lugares bíblicos, donde los cristianos rezan por la paz. Fui enviado a rezar con ellos en nombre del Papa", así resumió el purpurado polaco el significado de su misión. 

El cardenal Krajewski pasó estos días visitando las comunidades de Jerusalén, Belén y Nazaret. Fue en esta última ciudad donde ayer, 26 de diciembre, celebró la conmemoración del martirio de san Esteban junto con la numerosa comunidad cristiana. 

El purpurado polaco relató a los medios vaticanos que, acompañado por el párroco de Gaza, el sacerdote argentino Gabriel Romanelli, se dirigió hacia la ciudad de Nazaret, distante de Jerusalén unos 200 kilómetros, para visitar la basílica de la Anunciación. 

Fue un "tiempo de oración silenciosa", dijo el enviado papal, “una oración susurrada y sentida por la paz, unida a Francisco y a los cristianos de todo el mundo. Una oración que luego se hizo 'carne', convirtiéndose en voz en la celebración de la misa y el rezo del Ángelus. Una invocación elevada junto a monjes y cristianos de otras confesiones”. 

Krajewski visitó también, en esa ciudad, a algunas comunidades religiosas, como la de las Hermanas de la Sagrada Familia de Nazaret y los Fatebenefratelli, los hermanos pertenecientes a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, que dirigen un gran hospital en la ciudad de Jesús.

Justicia y paz
Por la tarde, la oración tuvo como telón de fondo el Monte de las Bienaventuranzas, a orillas del lago Tiberíades. Allí, la reflexión estuvo marcada por el Sermón de la Montaña de Jesús y, en particular, por el versículo: "Bienaventurados los que trabajan por la paz...". 

En el Monte de las Bienaventuranzas -informó el cardenal Krajewski- rezamos por la paz con estas palabras: 'Oh Dios, tú revelaste que los pacíficos serán llamados tus hijos'. Pedimos a Dios, entonces: concédenos buscar esa justicia que es la única que puede garantizar una paz estable y auténtica. Ahí rezamos por esta paz, estable y auténtica. No sólo de un alto el fuego, sino de poner paz en nuestros corazones y entre nosotros. La tierra de Gaza necesita paz".

Para este miércoles 27 de diciembre, el limosnero papal tiene programado un encuentro con las Hermanas Misioneras de la Caridad en Jerusalén, que sufren por las tres hermanas que están en la Franja de Gaza y de las que no tienen noticias. Por la tarde, Krajewski regresará al Vaticano con la certeza, después de este viaje, de que la oración "es el aliento del alma". 

OMS: Gaza representa una situación que la comunidad internacional no puede aceptar
En la Franja se acumulan las víctimas civiles, los daños masivos y el desastre humanitario. Desmilitarizar a Hamás y desradicalizar a los palestinos son las acciones, según Israel, que permitirán detener una guerra que ha producido miles de muertos y que se prevé larga, según la declaración del premier israelí.

El número de víctimas mortales en Gaza, según el Ministerio de Sanidad de Hamás, ha ascendido a más de 20.600, en su mayoría mujeres y niños, mientras que los heridos graves llegan a 55.000.

Las cifras de la ONU estiman que, desde el comienzo de la guerra y el asedio, el 9 de octubre, unos dos millones de personas han huido de sus hogares, el 85% de la población total de la Franja. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa acerca de "desgarradores relatos" de víctimas del bombardeo del campo de refugiados de Al Maghazi, en el hospital Al Aqsa de Gaza. 

Sean Casey, coordinador del equipo médico de la Oms en Gaza, en un vídeo en el que lucha por contener las lágrimas, denuncia la "situación inaceptable", que "debe terminar". 

"Los quirófanos", dice, "están trabajando 24 horas al día, vemos morir a niños por las bombas y los combates, y también porque el sistema sanitario no tiene capacidad para hacer frente a la situación, no tiene capacidad para tratar casos neurológicos complejos, casos traumatológicos complejos". "Como comunidad internacional", concluye Casey, "no podemos aceptar que miles y miles de personas, de niños, mueran mientras cruzan la calle o duermen".

La ayuda humanitaria que entró en Gaza en los últimos días no ha aumentado significativamente, a pesar de la resolución de la ONU del pasado viernes, que pedía su envío inmediato y a gran escala, mientras que los esfuerzos para que las partes alcancen otra tregua, liderados por mediadores egipcios y qataríes, no surten efecto. Mientras tanto, en Israel, los ciudadanos continúan la presión sobre el gobierno para obtener la liberación de todos los rehenes que siguen en manos de Hamás, que a la fecha son unos 130.+