Jueves 13 de junio de 2024

Una exposición fotográfica en el Vaticano muestra la crisis por el cambio climático

  • 9 de mayo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Colaboraron los fotógrafos Nese Ari, Raffaele Merler, Giampaolo Calzà, Franco Giovanazzi, Vassilis Ikoutas, Asaf Ud Daula, Sebastiano Rossitto, Ferran Paredes Rubio y Francesca Larrain.
Doná a AICA.org

“Cambios”, así llama la exposición fotográfica inaugurada en la columanta Carlomagno de la Plaza de San Pedro, comisariada por Lia y Marianna Beltrami, junto con el Dicasterio para la Comunicación. La iniciativa surge en respuesta al llamamiento del Papa Francisco en su exhortación apostólica Laudate Deum, cuando advierte sobre los peligros inminentes del cambio climático.

La exposición presenta 24 fotogramas de artistas de las periferias de todo el mundo (Bangladesh, Etiopía, Amazonia, Florida, Grecia, Italia, Islandia, Australia y Turquía), combinados con versos del Cántico de las Criaturas de San Francisco. 

Colaboraron los fotógrafos Nese Ari, Raffaele Merler, Giampaolo Calzà, Franco Giovanazzi, Vassilis Ikoutas, Asaf Ud Daula, Sebastiano Rossitto, Ferran Paredes Rubio y Francesca Larrain.

Los intensos colores de las obras resaltan la belleza del planeta, pero también, de forma casi paradójica, sus heridas, causadas por procesos humanos destructivos y frenéticos, explican los organizadores. 

La exposición "Cambios" también se exhibió durante el Sínodo del 2 al 27 de octubre de 2023, con una selección de 15 fotografías mostradas en la Sala de Prensa del Vaticano y, luego, en la COP28 de Dubai, del 30 de noviembre al 13 de diciembre de 2023. La exposición es parte del proyecto "Emociones para generar cambio".

El arte genera cambio
La curadora italiana Lia Beltrami, comentó a los medios vaticanos que la exposición refleja un viaje que está ahora en su tercera fase y que apunta a "colocar el arte al servicio del cambio que el Papa Francisco siempre ha pedido, ya sea en su encíclica Laudato si', en Fratelli tutti o en Laudate Deum; esta idea de cambio fue interpretada por fotógrafos venidos de todo el mundo, algunos de los cuales han tenido que escapar de algunas dificultades surgidas a causa de su misión". 

"En la primera exposición, interpretamos las palabras del Papa Francisco en Laudato si'; la segunda presentó el grito de las mujeres, que forma parte de Fratelli Tutti . Y, en esta tercera y última, nos centramos en el tema del cambio climático y su influencia sobre los individuos y la sociedad", afirmó Beltrami. 

Fotos que hablan
Cuando se le pregunta si es cierto que todo el arte en general puede moldearse, pero la fotografía siempre capta la verdad, la guionista y directora Lia Beltrami responde que las fotos "dicen la verdad y hablan. Los ojos de las personas retratadas cuentan historias, y nosotros siempre intentamos que, en cada toma, se vea el camino de un viaje, de un cambio social, de un cambio en el fotógrafo, en la persona o en la situación que representa la fotografía, como por ejemplo la foto de la mujer indígena en el Amazonas, o las monjas en Borneo. Nos aseguramos de que, con cada uno, haya una historia de cambio, así que no se trata sólo de fotografía, sino de fotografía y cambio social", concluye Lia Beltrami.

Protagonistas del cambio
El prefecto del Dicasterio para la Comunicación, Paolo Ruffini, al inaugurar la exposición, destacó la importancia de esta iniciativa, "porque combina palabras con imágenes y, de este modo, busca conmover el corazón de las personas hacia una mayor conciencia de cómo cuidar nuestra Casa Común, que es la tierra, y cómo afecta a nuestra vida personal y, de algún modo, también a nuestras relaciones. Es una toma de conciencia", explica, "que desencadena una conversión que debe realizarse en nuestro interior. Generalmente, tendemos a ver que las cosas malas suceden fuera de nosotros, y nos quedamos al lado como espectadores. Estas imágenes nos mueven a convertirnos en protagonistas del cambio. Por eso nos preocupamos tanto por este proyecto". 

Las imágenes y palabras de estas fotografías inspiran y asombran. "Como dice el Papa Francisco", observó Paolo Ruffini, "la sensación de asombro es algo que desgraciadamente hemos perdido en nuestros tiempos, hemos perdido la capacidad de asombrarnos ante las cosas y de observarlas, sintiéndonos de algún modo realmente interpelados; por ello, nos comportamos como si ya lo hubiésemos visto todo y, en realidad, terminamos por no ver nada. Recuperar la capacidad de asombrarnos significa ver y, también, ser vistos por los demás".+