Jueves 29 de septiembre de 2022

Estocolmo +50: Religiones y generaciones unidas por el cuidado del medio ambiente

  • 26 de agosto, 2022
  • Buenos Aires (AICA)
Referentes religiosos y juveniles se reunieron el jueves 25 de agosto en el marco del 50º aniversario del primer encuentro en Estocolmo, para abordar el impacto de la fe en el cambio climático.
Doná a AICA.org

El encuentro “Estocolmo+50 y organizaciones basadas en la fe: las creencias religiosas, las personas y el planeta en la era del antropoceno” convocó el jueves 25 de agosto a líderes religiosos, juveniles y referentes de organizaciones religiosas en un espacio de diálogo intergeneracional.

Comprometidos en la acción climática y la sostenibilidad, los participantes brindaron sus perspectivas, testimonios y propuestas sobre cómo la fe impacta en la relación entre las personas y el planeta. 

La actividad, realizada en el Palacio San Martín, sede de la Cancillería Argentina, inspiró e impulsó prácticas innovadoras sostenibles e inclusivas de desarrollo humano. El encuentro fue promovido por el Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio (Creas) junto con el Programa de Las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); y acompañado por la Secretaría de Culto de la Nación; el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación y la Embajada de Suecia de Buenos Aires.

Entre los participantes estuvieron presentes el embajador Guillermo Oliveri, secretario de Culto de la Nación; Ulrika Grufman, vicejefa de Misión de la Embajada de Suecia en la Argentina; la licenciada Magdalena Vieyra, directora de Administración Financiera y Presupuestaria de Proyectos, de la Dirección General de Cooperación Internacional; y la ministra Corina Lehmann, directora de Asuntos Ambientales de la Cancillería.

Humberto Shikiya, vicepresidente del Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio (Creas) y María Eugenia Di Paola, coordinadora de Ambiente y Desarrollo Sostenible en PNUD Argentina, brindaron su visión sobre el desafío de la sostenibilidad en esta nueva era y la importancia de trabajar de forma articulada entre los diversos actores para lograr un mayor impacto.

Más específicamente, se abrió el diálogo a cómo las comunidades de fe pueden realizar su contribución a la reconstrucción de las relaciones de confianza para fortalecer la cooperación y la solidaridad; qué acciones sistémicas son necesarias para la recuperación equitativa, inclusiva y resiliente tras la pandemia; y de qué modo las perspectivas de fe redefinen las concepciones y las medidas del progreso y el bienestar. 

“Tenemos la convicción de que la dimensión de la ética, los valores y la fe son clave para lograr un nuevo modelo de desarrollo, sostenible e inclusivo”, afirmó Claudio Tomasi, Representante Residente PNUD Argentina.

Por su parte, el Secretario de Culto de la Nación, el embajador Guillermo Oliveri, aseguró: “No tengo la menor duda de que la mayoría de las confesiones religiosas cuidan y son capaces de transmitir la necesidad de cuidar el mundo en el que vivimos”.

En tanto, el vicepresidente Centro Regional Ecuménico de Asesoría y Servicio (Creas), Humberto Shikiya, dijo: “Estamos reunidos no solo para conmemorar Estocolmo+50, sino para comprometernos a actuar y hacerlo ya. El intercambio que tenemos hoy sobre buenas prácticas es fundamental”. Y agregó que “la cooperación no es solo hacia la propia religión, es una cooperación que se da en términos interreligiosos y es además una cooperación multiactoral, una articulación con organizaciones de la sociedad civil, gobiernos, organismos internacionales y el sector privado”.

Finalmente, la directora de Asuntos Ambientales de la Cancillería, la ministra Corina Lehmann, expresó: “Quiero mencionar a los jóvenes en la construcción de la mirada ambiental. No son responsables de la crisis climática actual, pero han dado un fuerte impulso a la agenda ambiental. Celebro que tengan una actitud proactiva frente a los desafíos que plantea el desarrollo sostenible”.

La Asamblea General de la ONU fue quien acordó convocar una reunión internacional “Estocolmo+50: un planeta saludable para la prosperidad de todos: nuestra responsabilidad, nuestra oportunidad”, en junio de 2022, en conmemoración a los 50 años de la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano en 1972.

La Declaración de Estocolmo, de ese mismo año, reconoció y se refirió a la necesidad del crecimiento espiritual de los seres humanos para vivir en armonía con la naturaleza. En este marco, la protección del ambiente ha estado presente en la reflexión de los líderes religiosos y en el enfoque de la labor de las organizaciones basadas en la fe.

En mayo de este año, representantes de organizaciones religiosas de todo el mundo firmaron la declaración interreligiosa, "Valores y alcance de la fe - Contribución a la política ambiental", dirigida a los gobiernos, entidades del sistema de Naciones Unidas y sociedad civil. 

En 2021, por primera vez el papa Francisco (Iglesia Católica), el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé (Iglesia Ortodoxa Oriental), y el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, (Comunión Anglicana), firmaron una declaración conjunta, en la que advirtieron acerca de la urgencia de la sostenibilidad del ambiente, su impacto en la pobreza y la importancia de la cooperación mundial.

A pocos días de la “Jornada Mundial de oración por el cuidado de la creación”, que se celebra cada año el 1 de septiembre y que marca el inicio del “Tiempo de la Creación”, “Estocolmo +50 y Organizaciones Basadas en la Fe en lA Argentina” tuvo un papel activo.

El encuentro evidenció, por un lado, el compromiso asumido desde la fe en contribuir al cuidado de nuestro planeta, construir un futuro mejor, más fraterno y solidario; y, por otro, la imperiosa necesidad de trabajar conjunta y colaborativamente para lograr un modelo de desarrollo “que no deje a nadie atrás”.+

NOTICIAS RELACIONADAS