Jueves 26 de mayo de 2022

"Estamos perdiendo la capacidad de escuchar a los que tenemos delante", advirtió el Papa

  • 24 de enero, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Mensaje del papa Francisco para la 56ª Jornada Mundial de las Comunicaciones, publicado hoy, fiesta de san Francisco de Sales, con el tema: "Escuchar con el oído del corazón".
Doná a AICA.org

"No se puede comunicar si no se escuchó primero y no se hace buen periodismo sin saber escuchar", advirtió el Papa en su mensaje con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el 29 de mayo con el tema: “Escuchar con el oído del corazón” y publicado hoy con motivo de la fiesta de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas. 

Francisco señala en su mensaje que "la escucha está experimentando un nuevo desarrollo importante en el campo de la comunicación y la información, a través de las diversas ofertas de podcasts y chats de audio, lo que confirma que la escucha sigue siendo esencial para la comunicación humana". 

“A un ilustre médico, acostumbrado a curar las heridas del alma -escribe el Papa- le preguntaron cuál es la mayor necesidad del ser humano. Él respondió: “El deseo ilimitado de ser escuchado”.

El pontífice inicia su mensaje recordando que el año pasado reflexionamos sobre la necesidad de “ir y ver” para descubrir la realidad y poder contarla a partir de la experiencia de los acontecimientos y del encuentro con las personas. Siguiendo en esta línea, deseo ahora centrar la atención sobre otro verbo, “escuchar”, decisivo en la gramática de la comunicación y condición para un diálogo auténtico.

La mirada de Francisco en su Mensaje para la 56ª Jornada de las Comunicaciones Sociales es a las nuevas formas de la información actual, pero la invitación a los periodistas y comunicadores es a profundizar y captar la esencia de lo que se cuenta, se publica, o se graba.

La acción sólo es posible a través de la "escucha", que no significa "espiar" y mucho menos "hablar entre ellos" como suele ocurrir en el debate público, sino "escucharse a sí mismo, a las necesidades más verdaderas, las inscritas en cada persona". Una forma también de superar obstáculos y prejuicios, como los de los migrantes que no son "números" o "peligrosos invasores", o de interceptar el "malestar social" alimentado por la pandemia.

Cerrar el oído conduce a la agresión hacia el otro
Unas treinta veces en el documento Francisco repite el verbo “escuchar” que idealmente sigue al "ir y ver" y "ensucia las suelas de tus zapatos" del Mensaje del año pasado. La escucha, escribe el Papa, “interpela a todo aquel llamado a ser educador o formador, o en todo caso desempeña el papel de comunicador”: de padre a maestro, de comunicador a agente de pastoral o político.

Escuchar "sigue siendo esencial para la comunicación humana", sin embargo, la tendencia es a "dar la espalda y cerrar los oídos". “La negativa a escuchar a menudo termina convirtiéndose en agresión hacia los demás”, enfatiza el Papa. El riesgo es grave: “Sólo prestando atención a quién escuchamos, qué escuchamos, cómo escuchamos, podemos crecer en el arte de comunicar, cuyo centro no es una teoría o una técnica, sino la capacidad del corazón que hace posible la proximidad”.

Mirar a los ojos de “los descartados”
"Todos tenemos oídos, pero muchas veces incluso aquellos con un oído perfecto no pueden escucharse unos a otros. De hecho, hay una sordera interior, peor que la física”, observó el pontífice. Con esto en mente, traslada la atención a la realidad de la migración forzada, un problema complejo “para el que nadie tiene una receta lista para resolverlo”.

Para superar los prejuicios sobre los migrantes y derretir la dureza de nuestros corazones, debemos tratar de escuchar sus historias. Dale a cada uno de ellos un nombre y una historia. Muchos buenos periodistas ya lo hacen. Y a muchos otros les gustaría, si tan solo pudieran. ¡Alentémoslos! ¡Escuchemos estas historias! Todos serán entonces libres de apoyar las políticas migratorias que consideren más apropiadas para su país. Pero tendremos ante nuestros ojos, en todo caso, no números, no peligrosos invasores, sino rostros e historias de personas concretas, miradas, expectativas, sufrimientos de hombres y mujeres a los que escuchar.

La "infodemia" generada por la desconfianza
Con la misma aprensión, el Papa nos anima a derribar ese muro de desilusión y cinismo que se ha levantado entre la gente común, seguramente alimentado por la pandemia.

Tanta desconfianza acumulada anteriormente hacia la "información oficial" provocó también una "infodemia", dentro de la cual cada vez es más difícil hacer creíble y transparente el mundo de la información.

Con las redes sociales, la tendencia a espiar y espiar está creciendo
"Debemos escuchar y escuchar en profundidad, especialmente el malestar social aumentado por la ralentización o el cese de muchas actividades económicas", anima el Papa, pero con cuidado porque "hay un uso de la escucha que no es una verdadera escucha, sino su opuesto: escuchar a escondidas”.

Una tentación siempre presente que hoy, en la época de las redes sociales, parece haberse agudizado es la de escuchar a escondidas y espiar, explotando a los demás para nuestro propio interés. Por el contrario, lo que hace que la comunicación sea buena y plenamente humana es precisamente escuchar a quienes estamos frente a nosotros, cara a cara, escuchar al otro al que nos acercamos con una apertura leal, confiada y honesta.

Hablar entre sí
Otra deriva de la escucha es la que "desgraciadamente aparece también en la vida pública, donde, en lugar de escucharnos, a menudo nos hablamos", añade el Papa. Es "un síntoma de que, más que verdad y bien, se busca el consentimiento; más que en escuchado, prestamos atención a la audiencia".

La buena comunicación, en cambio, “no trata de impresionar al público con el chiste, con el objetivo de ridiculizar al interlocutor, sino que presta atención a las razones del otro y trata de captar la complejidad de la realidad”, subrayó el Papa. Y esto también se aplica a los debates en la Iglesia.

Es triste cuando, incluso en la Iglesia, se forman alineaciones ideológicas, la escucha desaparece y da paso a contraposiciones estériles.

Sí al diálogo, no al "dúologo"
“En muchos diálogos no nos comunicamos en absoluto”, argumentó Francisco: “Estamos simplemente esperando que el otro termine de hablar para imponer nuestro punto de vista”. En estas situaciones, observó, citando al filósofo Abraham Kaplan, “el diálogo es un dúologo, un monólogo en dos partes. En la verdadera comunicación, sin embargo, el yo y el tú son ambos salientes, extendiéndose el uno hacia el otro. La escucha es, pues, el primer ingrediente indispensable del diálogo y de la buena comunicación”. 

El Papa destacó en su mensaje que no se comunica si no se ha escuchado primero y no se hace buen periodismo sin saber escuchar. Para ofrecer una información sólida, equilibrada y completa, es necesario haber escuchado durante mucho tiempo. Para contar un hecho o describir una realidad en un reportaje, es imprescindible haber sabido escuchar, dispuesto también a cambiar de opinión, a modificar las hipótesis de partida.

Escuchar diversas fuentes, “no conformarnos con lo primero que encontramos” –como enseñan los profesionales expertos– asegura fiabilidad y seriedad a las informaciones que transmitimos. Escuchar más voces, escucharse mutuamente, también en la Iglesia, entre hermanos y hermanas, nos permite ejercitar el arte del discernimiento, que aparece siempre como la capacidad de orientarse en medio de una sinfonía de voces.

El cansancio de la escucha y el "martirio de la paciencia"
Por supuesto, escuchar es un "esfuerzo", admitió el Papa. ¿Cómo afrontarlo? Francisco recordó que el cardenal Agostino Casaroli se refería al "martirio de la paciencia", clave de la labor diplomática: esta virtud era necesaria "para escuchar y hacerse oír en las negociaciones con los interlocutores más difíciles, para obtener el mayor bien posible en condiciones de limitación de la libertad”. Pero incluso en situaciones menos difíciles, la escucha requiere paciencia, junto con la capacidad de "dejarse sorprender por la verdad", aunque sea "un fragmento".

Un apostolado del oído
Básicamente es un "apostolado del oído" que pide el obispo de Roma. Lo que, ojalá, pueda caracterizar el proceso sinodal.

Oremos para que sea una gran oportunidad de escucha recíproca. La comunión, en efecto, no es fruto de estrategias y programas, sino que se construye sobre la escucha recíproca entre hermanos y hermanas. Como en un coro, la unidad no exige la uniformidad, la monotonía, sino la pluralidad y variedad de voces, la polifonía.+

» Texto completo del mensaje