Domingo 5 de febrero de 2023

"Es hora de reconstruir Brasil, en justicia y paz", pidió presidente del episcopado

  • 3 de enero, 2022
  • Brasilia (Brasil) (AICA)
Es el deseo de Mons. Walmor Oliveira de Azevedo, presidente de la Conferencia Episcopalde Brasil (CNBB) en su videomensaje con motivo del año nuevo.
Doná a AICA.org

“Es hora de reconstruir Brasil, es hora de reconstruir la sociedad en la justicia y la paz”. Este es el deseo y la invitación de parte del presidente de la Conferencia Episcopal de Brasil (CNBB), monseñor Walmor Oliveira de Azevedo, arzobispo de Belo Horizonte, en su videomensaje con motivo del año nuevo.

“Las actitudes egoístas, el consumo ilimitado, el desprecio por la casa común y la indiferencia hacia los más pobres han provocado muchas enfermedades”, apuntó el arzobispo en su mensaje, por lo que “el nuevo año debe inspirar cambios profundos” que deben partir de cada uno de nosotros.

En concreto, en esta situación, “los cristianos tenemos el desafío de mostrar el camino y de ser ejemplares en el seguimiento de Jesucristo. Se trata de sembrar la fraternidad y la amistad social a través de gestos de solidaridad y de la defensa de los derechos y la justicia”.

El presidente de la CNBB destacó que “cuando los discípulos de Jesús miran a cualquier persona, reconocen que hay un hermano, una hermana, sienten compasión y no se dejan dominar por la indiferencia y el odio”. El nuevo año 2022 es el de reconstruir cada vez más los lazos de fraternidad y amistad social, “sobre los pilares de la solidaridad y las enseñanzas de Jesucristo nuestro Señor”.

Monseñor Oliveira de Azevedo se refirió también al Año Jubilar que vive la Iglesia de Brasil, del 14 de octubre de 2021 al 14 de octubre de 2022, con motivo del 70 aniversario del nacimiento de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB ): “Es un momento propicio para rendir homenaje a los evangelizadores y pastores que han dado su contribución a tejer esta hermosa historia, dejándonos un legado profético”. 

Además, de cara a los desafíos superados por los evangelizadores que nos precedieron, podremos revitalizar cada vez más “el compromiso de ayudar a Brasil a ser más justo, solidario y fraterno”.+