Lunes 27 de junio de 2022

Episcopado peruano rechaza insultos del primer ministro contra el cardenal Barreto

  • 21 de abril, 2022
  • Lima (Perú) (AICA)
"En una sociedad donde la dignidad no se respeta y la violencia verbal y los insultos reemplazan al diálogo y a las ideas, se pone en peligro la misma sociedad", escriben los obispos.
Doná a AICA.org

A través de una carta abierta, publicada este miércoles 20 de abril, la presidencia de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP) rechazó tajantemente los insultos vertidos por el doctor Aníbal Torres, presidente del Consejo de Ministros, en contra del arzobispo de Huancayo y primer vicepresidente de la CEP, cardenal Pedro Barreto SJ.

“En una sociedad donde esta dignidad no se respeta y donde la violencia verbal y los insultos reemplazan al diálogo y a las ideas, se pone en peligro el futuro y el crecimiento integral de la misma sociedad”, se lee en el documento.

En el comunicado los prelados recordaron el Artículo 1 de la Constitución política del Perú, en el que se establece que la defensa de la persona humana y su dignidad constituyen el fin supremo de la sociedad y el Estado. Si bien la Iglesia peruana reconoce que toda persona tiene derecho a la libertad de expresión, precisaron que esta no se puede utilizar con el objetivo de causar daño o irrespetar la dignidad de una persona.

“Miserable” fue la palabra desobligante empleada por el presidente del Consejo de Ministros, Aníbal Torres para calificar la postura del cardenal Pedro Barreto frente al Acuerdo Nacional, instancia de diálogo propuesta por el presidente Pedro Castillo como herramienta para resolver la crisis que afecta el desarrollo del país por estos días.

De acuerdo con las declaraciones del primer ministro, el cardenal Barreto estaría a favor de ciertos grupos de poder en el Perú, relacionados con la extrema derecha, además desde su opinión el prelado nunca hace ningún pronunciamiento a favor de las mayorías, ni destaca las acciones del gobierno. En una rueda de prensa posterior el ministro admitió haber usado dicha palabra contra el cardenal, explicando que nunca lo hizo con la intención de irrespetarlo.+