Martes 16 de agosto de 2022

En un documental los 50 años de la Comisión Teológica Internacional

  • 27 de enero, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Producido por Vatican Media, describe la historia del camino y el trabajo realizado por los teólogos católicos dentro de la institución eclesial creada en 1969 por Pablo VI.
Doná a AICA.org

Gracias a la colaboración entre la Comisión Teológica Internacional (CTI) y los medios vaticanos, se produjo un documental titulado La Comisión Teológica Internacional en sus 50 años de vida: historia, viaje, perspectivas, con motivo del 50 aniversario de la CTI. 

Prevista durante la celebración oficial del cincuentenario en Roma en diciembre de 2019, ahora se pone a disposición del público, que así podrá conocer más sobre esta institución, fruto del Concilio Vaticano II. 

Ilustrado por ricos documentos de archivo (fotografías, videos, extractos de discursos pontificios) y acompañado de un texto claro y sobrio, el documental, de unos diez minutos de duración, consta de tres partes principales.

El primero, de carácter más histórico, presenta en primer lugar las razones que llevaron a San Pablo VI a establecer el CTI en 1969. Como observa San Juan Pablo II, el objetivo principal era el de «continuar de manera permanente la estrecha colaboración entre pastores y teólogos que habían caracterizado la obra del Concilio Vaticano II, apelando a teólogos de diversas partes del mundo” (San Juan Pablo II, Discurso a la CTI, 1994). 

El documental recorre algunas etapas que han marcado la historia de los 25 años que se sucedieron hasta la fecha, bajo la presidencia de los prefectos de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y también nos recuerda a algunos destacados protagonistas y la llegada de los primeros teólogos en 2004.

La segunda parte trata sobre los métodos y sobre todo el espíritu que preside el trabajo del CTI. "A través de su existencia y el desarrollo de su trabajo, la Comisión ofrece un testimonio de gran valor sobre lo que debe ser el ejercicio de la teología en la Iglesia" (San Juan Pablo II, Discurso al CTI, 1994). 

Pluralismo, colegialidad y eclesialidad
Se eligieron tres palabras clave: "pluralismo", "colegialidad" y "eclesialidad". 

El pluralismo resulta del carácter internacional de la CTI: “Una característica de su Comisión es su carácter internacional, que refleja la catolicidad de la Iglesia. La diversidad de puntos de vista debe enriquecer la catolicidad sin dañar la unidad. La unidad de los teólogos católicos surge de su referencia común a una sola fe en Cristo y se nutre de la diversidad de los dones del Espíritu Santo. Partiendo de este fundamento y en un sano pluralismo, los diversos enfoques teológicos, desarrollados en diferentes contextos culturales y con diferentes métodos utilizados, no pueden ignorarse, pero en el diálogo teológico deben enriquecerse y corregirse. El trabajo de su Comisión puede ser testimonio de este crecimiento ”(Francisco, Discurso al CTI, 2014). 

Asimismo, la colegialidad atestigua que “como en cualquier otra vocación cristiana, el ministerio del teólogo, además de personal, es también comunitario y colegiado. Es decir, se ejerce en y para toda la Iglesia, y se vive en solidaridad con quienes han tenido la misma vocación” (CTI, Documento La Theologia Oggi, n. 45). 

Finalmente, la eclesialidad significa que la investigación teológica depende por naturaleza de la fe de la Iglesia y se pone al servicio de su misión.

La tercera y última parte del documental presenta algunos de los 29 documentos publicados por el CTI (desde entonces se añadió una trigésima: Reciprocidad entre fe y sacramentos en la economía sacramental [2020]). 

El documental muestra cómo estos documentos están íntimamente ligados a la vida de la propia Iglesia. Así, por ejemplo, Memoria y reconciliación: la Iglesia y las faltas del pasado (2000) acompañó al Gran Jubileo de 2000. Documentos recientes sobre el Sensus fidei en la vida de la Iglesia (2014) y la Sinodalidad en la vida y en la misión de la Iglesia (2018) iluminan el camino sinodal de la Iglesia hoy.

Otros se enfrentan a problemas emergentes en las relaciones entre la Iglesia y las culturas contemporáneas, como la cuestión de la violencia religiosa (Dios Trinidad, Unidad de los hombres. Monoteísmo cristiano contra la violencia, 2014) o los desafíos actuales de la libertad religiosa (Libertad religiosa para el bien de todos, 2019). +