Jueves 30 de junio de 2022

En Sudán del Sur ya esperan la visita del papa Francisco

  • 5 de abril, 2022
  • Roma (Italia) (AICA)
"Será de gran estímulo para la Iglesia local", aseguró el obispo de Rumbek, Mons. Carlassare al expresar su alegría por la anunciada visita del Papa al país de África Oriental en julio próximo.
Doná a AICA.org

El próximo viaje del papa Francisco será del 2 al 7 de julio a la República Democrática del Congo y Sudán del Sur. Un viaje que será, según manifestó el obispo de Rumbek, monseñor Christian Carlassare, “el cumplimiento de una acción iniciada por el pontífice hace mucho tiempo para pedir la paz para este país”.

En una entrevista con los medios vaticanos el prelado recordó su sufrimiento y su dolor por lo que ocurrió el 25 de abril de 2020 cuando recibió un disparo en las piernas en un ataque perpetrado poco después del anuncio de su nombramiento como obispo.

“Para mí, recomenzar significa perdonar, porque sin el perdón no habría reinicio. La misericordia, en cambio, se convierte en la capacidad de establecer relaciones y reconstruirlas desde donde fueron interrumpidas”, expresó serenamente el obispo. 

La visita del Papa forma parte de esa profunda esperanza: “Su visita dará un impulso al proceso de paz que afectará a todas las comunidades, especialmente a las más frustradas y marginadas”.

Para el obispo -de origen italiano y misionero comboniano-, la presencia del Papa será un estímulo para la Iglesia local: “Será un gran estímulo para que la Iglesia sea un verdadero instrumento de reconciliación y de paz a través de las numerosas obras ya presentes en el país: desde las de evangelización hasta las de promoción humana basadas en el cuidado de toda la persona”.

"Fue una gran alegría conocer al Santo Padre"
Pocos días antes de viajar a Sudán del Sur para ser ordenado obispo (el 25 de marzo), monseñor Christian Carlassare fue recibido por el papa Francisco: “Para mí fue una gran alegría conocer al Santo Padre en persona. Fue un momento muy sencillo y de gran armonía en el que me dijo pocas palabras, pero esenciales: “No tengas miedo, el Señor acompaña y apoya siempre”.

La bendición que me dio es la de un hombre que ha confiado en el Señor y está dando su vida por la Iglesia, por lo que considero muy importante”.

El 25 de abril de 2021, el obispo Carlassare, fue herido de bala por 2 personas que entraron en su casa, tras disparar a la puerta de la habitación. Una vez dentro, los agresores le dispararon en las piernas y luego huyeron. Sufrió una hemorragia y fue trasladado al hospital de Rumbek dirigido por Médicos por África CUAMM, donde fue operado de urgencia.

Carlassare fue trasladado posteriormente a Nairobi gracias a los servicios de la ‘African Medical and Research Foundation’ (AMREF). En aquella ocasión el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Matteo Bruni, precisó que Francisco reza por Carlassare, al que el mismo pontífice había elegido el 8 de marzo pasado como obispo para la diócesis de Rumbek, ciudad de mayoría dinka, una de las etnias más numerosas del país. 

“Perdono a quien me disparó», aseguró el obispo herido, “recen no tanto por mí, sino por la gente de Rumbek que sufre más que yo», pidió en aquel entonces monseñor Carlassare.+