Jueves 2 de diciembre de 2021

En la Misa de Niños, el cardenal Poli invitó a decir: "Jesús, ven a mi casa"

  • 21 de agosto, 2018
  • Buenos Aires (AICA)
Más de 6.000 personas colmaron con clima festivo las instalaciones del estadio Luna Park, donde el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, presidió el 18 de agosto la tradicional Misa Arquidiocesana de Niños. En la homilía, el primado argentino dialogó con el personaje de Zaqueo e invitó a los niños a decir: "Jesús, ven a mi casa".
Doná a AICA.org
Más de 6.000 personas colmaron con clima festivo las instalaciones del estadio Luna Park, donde el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Aurelio Poli, presidió el 18 de agosto la tradicional Misa Arquidiocesana de Niños.

Antes de la celebración eucarística, hubo música en vivo interpretada por el grupo musical que coordina el presbítero Ricardo Aloé, párroco de San Bernardo.

El presbítero Lorenzo De Vedia subió al escenario a agradecer que la colecta de esta misa fuera destinada al Instituto Nuestra Señora de Caacupé de la Villa 21-24, en el barrio porteño de Barracas. Con lo recaudado se comprarán pupitres, sillas y pizarrones para la nueva aula que inaugurarán el año próximo.

El Grupo de Teatro, de la parroquia Sagrada Eucaristía, coordinado por Héctor Freire, interpretó una obra cuyo tema era el del Evangelio del día: la historia de Zaqueo. El lema final fue: "Jesús es modo amar".

La misa fue presidida por el cardenal Poli y concelebrada por cuatro de sus obispos auxiliares: monseñor Ernesto Giobando (vicario para los Niños de Buenos Aires), monseñor Gustavo Carrara, monseñor Joaquín Sucunza y monseñor Juan Carlos Ares. Concelebraron también más de 40 sacerdotes de la arquidiócesis.

En la homilía, el primado argentino entabló un diálogo con el personaje de Zaqueo y destacó cómo en el pasaje evangélico Jesús lo visita en su casa, porque "no se traga las apariencias"



"?Jesús, ven a mi casa?? qué lindo?", expresó el purpurado y preguntó: "¿A ustedes les gustaría que Jesús vaya a la casa de ustedes?". A lo que los niños respondieron: ¡Sí!

"Estoy seguro de que si ustedes le rezan, le piden a Jesús, Jesús va a ir a su casa". El cardenal Poli completó invitando a los niños a decir tres veces: "Jesús, ven a mi casa".

Como ya es un clásico, en el momento del rezo del Gloria una lluvia de papelitos cayó sobre las gradas y plateas.

Al finalizar la misa, el cardenal Poli agradeció el aporte de los niños al "Sinodito", en el marco del Sínodo Arquidiocesano que transita Buenos Aires, y también se rezó la oración de los niños por el Sínodo.

El primado consagró la vida de los presentes a la Virgen María, "para que Jesús se haga presente en nuestro corazón" y, tras la bendición final, monseñor Giobando agradeció a quienes hicieron posible esta fiesta de la fe de los niños de Buenos Aires.

La próxima convocatoria de la Vicaría de Niños es para el sábado 20 de octubre en la tradicional Peregrinación Mariana Infantil, que es coorganizada por las cuatro vicarías porteñas.



Informes: vicariani@arzbaires.org.ar, en la página www.vicarianiños.org.ar y en blog www.vicarianis.blogspot.com.ar. También en Facebook: http://www.facebook.com/vicarianis, Twitter: @VicariaNi e Instagram: @vicariani.+