Miércoles 25 de mayo de 2022

En el tedeum, Mons. Fernández llamó a "buscar puntos de encuentro"

  • 25 de mayo, 2021
  • La Plata (Buenos Aires) (AICA)
El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, participó del acto convocado por el Gobierno de la Provincia y encabezó una oración por la Patria. Luego presidió el tedeum.
Doná a AICA.org

Convocado por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, en la mañana del 25 de mayo se desarrolló en el Patio de las Palmeras de la gobernación, un acto conmemorativo del nuevo aniversario del primer gobierno patrio. El arzobispo de La Plata, monseñor Víctor Manuel Fernández, participó del acto y encabezó una oración por la Patria. Asistieron los intendentes de La Plata, Berisso y Ensenada.

Luego de la oración por la Patria, el prelado invitó al arzobispo sirio ortodoxo Chrisostomos a rezar el padrenuestro. A continuación, invitó a Agustín Marcoff, de la comunidad judía, a compartir una oración de bendición por el pueblo argentino.

Monseñor Fernández pidió por los que más sufren en este momento, y llamó a tener en cuenta especialmente a las familias que han perdido un ser querido. Pero también a agradecer el regalo de la vida y a honrarla, dando lo mejor de sí para bien de todos, porque precisamente la palabra “patria” es una invitación a superar el individualismo para ser parte de un “nosotros”. 

A las 11.30, en el patio de la catedral Inmaculada Concepción, el arzobispo presidió el tedeum, del que participó el intendente de la Plata, Julio Garro, y autoridades locales. El arzobispo sirio ortodoxo dedicó una oración a la Virgen.

Monseñor Fernández recordó que el peor fracaso de una vida es no haber amado, con el sentido más noble de la palabra amor, que implica ser capaz de ofrendarse a sí mismo por la felicidad de otro ser humano. Al mismo tiempo, reconoció la dificultad de este momento histórico, donde los diversos sectores corren el riesgo de pensar sólo en sus propias urgencias.

Asimismo, destacó: "No es fácil conciliar a quienes reclaman más aperturas, con el personal de salud que pide más restricciones y cuidados; o a quienes reclaman por la presencialidad de la educación, frente a otros padres que prefieren no exponer a sus hijos".

En ese sentido, remarcó que "en situaciones así, lo mejor es pensar en los que más sufren, en aquellos más expuestos al dolor y al abandono. Porque no es posible lograr consensos acerca de todos los asuntos, pero siempre se puede encontrar algunos puntos de encuentro con el objetivo de hacer la vida más llevadera a los que cargan con las peores consecuencias”.

Finalmente, pidió a Dios que "nos ayude a aprender de este tiempo difícil, a sacar algo positivo de esta etapa de nuestra vida, y sobre todo a crecer en el sentido social de la existencia para que podamos fortalecer los lazos que nos unen".+