Martes 4 de octubre de 2022

Emotivo recuerdo del Card. Czerny en Auschwitz a Edith Stein

  • 9 de agosto, 2022
  • Auschwitz (Polonia) (AICA)
El prefecto celebró una misa en el convento carmelita de Auschwitz recordando el 80 aniversario de la muerte de Edith Stein, judía, filósofa, carmelita y mártir, una de las copatronas de Europa.
Doná a AICA.org

“En Edith Stein tenemos un ejemplo de cómo una vida vivida en el amor puede ser un camino de apertura, de lenta transfiguración en el Hijo hecho hombre”, expresó el cardenal Michael Czerny, prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, en la misa que celebró este 9 de agosto, en el convento de las monjas carmelitas de Auschwitz (Polonia) al celebrarse hoy el 80° aniversario de la muerte de la santa en el campo de concentración. 

El prefecto recordó cómo Stein “siguió fielmente una vocación evolutiva a la verdad y al amor para convertirse en Santa Teresa Benedicta".

“A su peregrinar de mujer, de filósofa, de pedagoga, de contemplativa y de santa, podemos aplicar la bella expresión de la Veritatis sdplendor: 'El esplendor de la verdad resplandece en las profundidades del espíritu humano'. En efecto, la búsqueda de la verdad marcó toda la existencia de Edith e incluso en los años en los que se declaró 'atea', indiferente a las cuestiones de fe, su delicada conciencia moral y su honestidad intelectual la llevaron a rechazar el relativismo y el subjetivismo", subrayó el prefecto en su homilía.

Su “primer encuentro con la cruz”, como a ella misma le gustaba definirla más tarde, “tuvo lugar en 1917, en casa de su amiga Anne Reinach, que acababa de enviudar. A pesar del dolor de su pérdida, Ana le contó a Edith su conversión y la de su difunto esposo, la paz y el consuelo que había recibido al vivir en comunión con Cristo desde su bautismo”. Sin saberlo, "la viuda Reinach había abierto un rayo en el alma de Edith a la luz de la fe".

La influencia de Santa Teresa de Jesús
El cardenal Czerny continuó recordando: “Pero fue en el verano de 1921, en casa de una amiga en Bergzabern, cuando “Edith se encontró por casualidad con la Vida de Santa Teresa de Ávila. Quizás no era la primera vez que lo leía, pero esa noche lo devoró con avidez, y se sintió impactada; sintió algo completamente nuevo, es decir, que la verdad es objetiva, es un 'don', es una persona, es Cristo!”. Entiendió que "Dios está siempre 'más allá': más allá de todo razonamiento, más allá de todos los fenómenos, más allá de toda actividad humana".

“El 1 de enero de 1922 recibió el bautismo, inicio de una nueva vida marcada por el abandono y el redescubrimiento”, agregó.

“La lenta obra de la gracia la llevó a buscar un equilibrio armonioso entre la fe y la filosofía, para desarrollar pronto una conciencia misionera en su vocación de maestra: llevar a sus alumnos a la verdad. No sólo la verdad teórica, sino también absoluta y viva: Dios”, destacó el cardenal, que añadió: “El 12 de abril de 1933, Edith Stein dirigió una sentida carta a Pío XI en la que lo invitó a romper el silencio y tomar partido contra toda expresión de antisemitismo. De hecho, en marzo de 1998, la Iglesia se disculpó formalmente por no tomar medidas más decisivas durante la Segunda Guerra Mundial para desafiar al régimen nazi en sus políticas racistas y antisemitas.

Una vez convertida al catolicismo, "Edith se sintió cada vez más atraída por el carisma de la Orden Carmelita, verdadero jardín de la vida cristiana (la palabra karmel significa en realidad 'jardín'), todo orientado hacia la devoción a la Virgen María y la contemplación de amor esponsal por Dios. El 21 de abril de 1938 hizo su profesión perpetua en el convento de Colonia, eligiendo el nombre religioso de hermana Teresa Benedicta de la Cruz”.

La hora del martirio
El prefecto de Desarrollo Humano Integral continuó recordando que fue en “1942 el comienzo de las deportaciones masivas hacia el Este. Incluso Holanda no era más segura. El 20 de julio de 1942, la Conferencia Episcopal Holandesa emitió una declaración en cada parroquia en la que se denunciaban todas las prácticas racistas y antisemitas. La reacción de Hitler no se hizo esperar. A los pocos días, el 26 de julio, ordenó arrestar a todos los judíos que se hayan convertido al catolicismo”. 

La tarde del 2 de agosto “dos agentes de la Gestapo llamaron a la puerta del Carmelo de Echt para llevarse a la hermana Teresa Benedicta, junto con su hermana Rosa. Retenidas en el campo de clasificación de Westerbork en el norte de Holanda, el 7 de agosto fueron deportadas junto con muchos otros al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. 

“El 9 de agosto, la hermana Teresa Benedicta de la Cruz atravesó la puerta de la cámara de gas donde murió. Tras cruzar el umbral, se encontró cara a cara con el Esposo, sellando así el pacto nupcial con Cristo crucificado, para el que se había preparado como virgen prudente, conservando el óleo del amor de Dios”.

Recuerdos personales del Card. Czerny
“Con Edith Stein comparto los orígenes judíos, la fe católica, la vocación religiosa y varias coincidencias con la historia personal de Anna Hayek, mi abuela materna, nacida Löw (1893-1945). Ambss tenían más o menos la misma edad y sufrieron un final similar”, contó el purpurado

“Mi madre Winifred Czerny, nacida Hayek, fue bautizada y educada en la Iglesia católica. Durante la Segunda Guerra Mundial, debido a su ascendencia judía, se vio obligada a trabajar como peón cerca de Brno y pasó veinte meses en prisión en Leipzig y en el campo de concentración de Terezín. 

Mi padre, Egon Czerny, también era católico. Al no tener ascendencia judía, se salvó del encarcelamiento en Terezín pero, al negarse a divorciarse de mi madre, durante los últimos ocho meses de la guerra fue sometido a trabajos forzados en el campo de Postoloprty, al oeste de Praga, no lejos de Terezín.

La familia de mi madre, padres y dos hermanos, también eran católicos, pero compartían orígenes judíos. Mi abuela materna Anna, mi abuelo Hans y mis tíos Georg y Carl Robert estuvieron todos internados en Terezín, donde murió Hans. Mi abuela y mis tíos fueron transportados a Auschwitz. De ahí enviaron a mis tíos a campos de trabajo donde finalmente los mataron”.

“Casi 3 años después de la muerte de Edith Stein, agregó, la guerra acababa de terminar y mi madre había sido liberada de Terezin mientras mi abuelo y mis dos tíos habían sido exterminados. Mi abuela Anna estaba gravemente enferma de tifus y no pudo llegar a Brno. Murió el 21 de mayo de 1945. Todavía no sé dónde fue enterrada”. 

“Así, Auschwitz vincula el testimonio y las reliquias de Santa Teresa Benedicta de la Cruz con la historia y el espíritu de mi abuela, dondequiera que se encuentren sus restos. Para mí, repito, es muy emotivo celebrar el 80 aniversario de Edith Stein y, a la misma hora y en el mismo lugar, el 77 aniversario de Anna Löw, llorar a mi abuela y honrarla, pensar en ella reunida con toda la familia. y también con Santa Teresa Benedicta”.

Unos años antes de la guerra, “Anna había pintado sobre vidrio la huida a Egipto de la Sagrada Familia. El cuadro resultó ser una premonición para mi familia, ya que en 1948 los cuatro escapamos de la pesadilla europea y encontramos refugio en Canadá. Es la ilustración reproducida en la imagen de mi ordenación episcopal y cardenalato en octubre de 2019. La frase está tomada de la obra "Dialogo de Carmelitas" de Georges Bernanos: 'Solo importa una cosa: que, valientes o cobardes, nos encontremos siempre donde Dios nos quiere, confiando en Dios para el resto'”. 

"La expresión de Bernanos me parece particularmente apropiada para mi abuela que enfrentó con valentía todos los grandes obstáculos y peligros, y encaja perfectamente con Edith Stein, que persiguió fielmente una vocación en evolución hacia la verdad y el amor para convertirse en Santa Teresa Benedetta, patrona de Europa; es también muy oportuno como oración por cada uno de nosotros y por toda la Iglesia, encontrarnos 'siempre allí donde Dios nos quiere, confiando en Dios para los demás'”, observó el cardenal.

Recordando a Edith y Anna “con los otros seis millones de víctimas, lloramos y lamentamos: 'No olvidar'. Por su intercesión, rezamos por la paz en Ucrania y en el mundo: 'No unos contra otros, no más, nunca, no más guerra, no más guerra'. Que aquellos cuya historia personal y familiar sea tanto judía como cristiana contribuyan al diálogo necesario entre nuestras religiones para vivir como hermanos todos en nuestra casa común”, concluyó el cardenal Czerny.

Edith Stein: un símbolo de los dramas de Europa
El 80 aniversario del martirio de Edith Stein y su hermana Rosa son recordados hoy con un programa de diversas celebraciones que incluye oraciones entre las ruinas de cámaras de gas y crematorios en el sitio del antiguo campo alemán, un puente de oración virtual internacional y vigilia en un monasterio carmelita y la misa presidida por el cardenal Michael Czerny.

A la celebración del aniversario asistirán, entre otros miembros de las Sociedades Edith Stein de Polonia, Austria, Alemania y los Países Bajos, y jóvenes de Polonia.

Edith Stein nació en octubre de 1891 en Wroclaw como la hija menor de una familia numerosa de un comerciante judío. En Wroclaw, Göttingen y Freiburg im Breisgau estudió filosofía, estudios alemanes, historia y psicología. En 1916 recibió su doctorado de Edmund Husserl en Freiburg, más tarde fue su asistente. Sus solicitudes de habilitación nunca fueron satisfechas. Era amiga de, entre otros con Martin Heidegger y Roman Ingarden, solo creía en la razón y se consideraba atea.

Su forma de vida cambió radicalmente en el verano de 1921, cuando visitó a sus amigos. Cuando estaba sola en su casa una noche, tropezó accidentalmente con un libro de Santa Teresa de Ávila. En su autobiografía, recordó más tarde que ese libro la había secuestrado, lo había leído toda la noche. "Cuando cerré este libro, me dije a mí misma: ¡esto es verdad!" - confesó ella.

Después de leer esto, decidió convertirse al catolicismo y decidió bautizarse y luego hacerse carmelita, como los Santos de Ávila. Quizás Edith Stein descubrió similitudes entre ella y santa Teresa, porque esta santa española también se debatía entre el mundo secular y el espiritual, y consideraba la conversión y posterior ingreso en el monasterio como la única salida a la crisis.

Edith Stein fue bautizada el 1 de enero de 1922 y tomó el nombre de Teresa Jadwiga en memoria de santa Teresa de Ávila y su madrina Jadwiga. El mismo día recibió su primera Comunión. Tenía entonces 31 años.

Gracias a su guía espiritual, comenzó a trabajar en una escuela dirigida por las Hermanas Dominicas en Speyer. En el monasterio profundizó su vida espiritual. En la primavera de 1932, se convirtió en profesora asociada en el Instituto Pedagógico Alemán en Münster. Vivía en una casa religiosa y almorzaba con los estudiantes, lo cual no era obvio en ese momento.

Sin embargo, la historia del mundo cambió drásticamente en 1933 cuando los nacionalistas llegaron al poder en Alemania. La nueva ley no permitía que los profesores y funcionarios de cargos públicos fueran personas de origen no ario, especialmente judíos. Edith Stein comprendió muy pronto que la persecución de los judíos se intensificaría y que la libertad se vería restringida, y por tanto también su obra en Münster. Deseosa de contribuir a la protección de la población judía del terror nazi en 1933, quiso ir a Roma para pedir en persona al Papa Pío XI que publicara una encíclica contra la persecución de los judíos. Aunque el viaje no se realizó, escribió una carta al Papa sobre este asunto.

En otoño de 1933, a la edad de 42 años, ingresó en el Carmelo de Colonia, el 15 de abril de 1934 recibió sus vestiduras religiosas y tomó el nombre religioso Teresia Benedicta a Cruce - sor Teresa Benedicta de la Cruz. En 1938, hizo sus votos perpetuos.

Cuando el 10 de noviembre de 1938, durante el llamado "Kristallnacht", los alemanes quemaron sinagogas, casas y comercios judíos, Edith Stein como católica y monja era consciente de su origen judío, que también era ampliamente conocido. Por lo tanto, temía que también pudiera traer problemas para el Carmelo de Colonia. Tenía la intención de mudarse al Carmelo de Belén, pero su partida resultó imposible. En la víspera de Año Nuevo de 1938, partió hacia Carmel en Echt en los Países Bajos, donde pasó más de tres años consecutivos.

Sin embargo, ni siquiera allí podía sentirse segura, porque los nazis ocuparon la región y comenzaron a perseguir a los judíos. A pesar de las protestas de los obispos, el 2 de agosto de 1942, los nazis arrestaron a todas las monjas y religiosas de origen judío, incluidas Edith Stein y su hermana Rosa, quien también se había convertido al catolicismo unos años antes y vivía en el Carmelo en Echt.

Tras una breve estancia en un campo de tránsito, el transporte fue enviado al campo de concentración alemán de Auschwitz-Birkenau. Poco después, el 9 de agosto de 1942, Edith Stein y su hermana Rosa fueron asesinadas en la cámara de gas.

El papa Juan Pablo II, durante su visita a Colonia en 1987, proclamó beata a Edith Stein y la canonizó el 11 de octubre de 1998 en Roma. Un año después, junto a Santa Brígida de Suecia y Santa Catalina de Siena, se convirtió en una de las santas copatronas de Europa. Al anunciar esto, el santo papa polaco dijo que Santa Teresa Benedicta de la Cruz es "un símbolo de los dramas de la Europa de este siglo".

Edith Stein dejó muchos escritos filosóficos y espirituales. Los más importantes son "Sobre el problema del sentimiento", "Ser finito y eterno" y la obra inacabada "El conocimiento de la cruz".+

NOTICIAS RELACIONADAS