Viernes 9 de diciembre de 2022

El Vaticano pide acabar con las actitudes negativas hacia los migrantes

  • 29 de septiembre, 2022
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Card. Czerny pidió no pasar por alto "el escándalo de la hostilidad hacia los refugiados y los migrantes. Puede surgir en cualquier lugar, incluso en las comunidades católicas", advirtió.
Doná a AICA.org

El prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano, cardenal Michael Czerny, instó a acabar con “la narrativa negativa” sobre los migrantes y criticó las políticas que “levantan barreras financieras” y los países que, aunque gozan de más recursos, “impiden o retrasan el acceso de los recién llegados a la educación”.

El cardenal Czerny expresó estos conceptos en el encuentro organizado por el Vaticano: “Iniciativas para la educación de los refugiados y migrantes” en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

En la cita académica, en la que también se encontraba el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, el cardenal Czerny denunció que “los refugiados suelen carecer de la libertad de movimiento necesaria para aprovechar las oportunidades de formación y educación”. 

“La cuestión –dijo- es que la educación debe ofrecerse en muchos lugares y circunstancias: idealmente en instituciones designadas, pero también en campamentos y entornos urbanos marginales, donde actualmente vive la mitad de la población de refugiados”, aseguró.

Del mismo modo, hizo hincapié en la contribución que pueden hacer las universidades para construir una narrativa diferente en torno a la migración de la “negativa que se impone con demasiada frecuencia”. “No pasemos por alto el escándalo de la hostilidad hacia los refugiados y los migrantes, puede surgir en cualquier lugar, incluso en las comunidades católicas y académicas de todo el mundo”, añadió.

El purpurdo vaticano insistió en la necesidad de llevar a cabo “una sana y honesta evaluación de las causas profundas de las migraciones forzadas contemporáneas, destacando las responsabilidades de los países protagonistas, contraponiendo una comprensión estrecha del bien común y de la justicia distributiva, con nuevas valoraciones éticas”.

Asimismo, destacó que los gobiernos, las asociaciones, las comunidades y la Iglesia tienen responsabilidades complementarias en el objetivo de garantizar una “educación de calidad a los que han sido desarraigados de sus hogares”.

“Hay que ofrecer a quienes han sido desarraigados de sus hogares la oportunidad de una educación de calidad para convertirse en hombres y mujeres para los demás, hermanos y hermanas, guardianes de nuestra casa común”, añadió. En concreto, instó a “promover vías educativas que conduzcan a la autosuficiencia de las personas migrantes”. No obstante, ha dejado claro que “no existe una solución única para las dificultades que plantean las realidades sociales actuales”.

Al respecto se preguntó: “¿Cómo contribuye la investigación a una visión más profunda y amplia? ¿Cómo encarna su enseñanza el hecho de juzgar lo que vale la pena transmitir y cómo forma las conciencias para agudizar su capacidad de juzgar? ¿Y cuál es la acción no sólo de los investigadores y profesores, sino también, por ejemplo, de los empresarios y los defensores?”.

Para el cardenal Czerny, la educación secundaria es una etapa “clave” porque “fomenta el desarrollo de un medio de vida sostenible que no depende de la ayuda humanitaria”. 

“Si la brecha educativa entre los refugiados y sus pares en la comunidad de acogida socava la integración de los niños en la comunidad local, la situación es especialmente grave en los niveles de educación superior”, insistió el prefecto. De hecho, señaló que “solo el 5 % de los refugiados tiene acceso a la educación y la formación postsecundaria, a pesar de que estas oportunidades de aprendizaje y educación son esenciales para su éxito”.+