Sábado 24 de octubre de 2020

El Vaticano condena el secuestro de niñas en Nigeria, y pide liberación

  • 8 de mayo, 2014
  • Ciudad del Vaticano
El Vaticano condenó hoy el secuestro en Nigeria de más de 200 niñas por parte de la secta radical islámica Boko Haram y pidió su liberación "y regreso a sus condiciones normales de vida". El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, dijo en un comunicado distribuido por Radio Vaticana que "el secuestro de un gran número de niñas muy jóvenes por los terroristas de Boko Haram se añade a las otras formas horribles de violencia que caracterizan desde hace tiempo la actividad de ese grupo en Nigeria".
El Vaticano condenó hoy el secuestro en Nigeria de más de 200 niñas por parte de la secta radical islámica Boko Haram y pidió su liberación "y regreso a sus condiciones normales de vida".

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, dijo en un comunicado distribuido por Radio Vaticana que "el secuestro de un gran número de niñas muy jóvenes por los terroristas de Boko Haram se añade a las otras formas horribles de violencia que caracterizan desde hace tiempo la actividad de ese grupo en Nigeria".

"La negación de todo respeto por la vida y la dignidad de las personas, incluidas los más inocentes, vulnerables y sin defensa, exige una condena muy firme", agregó.

El portavoz mencionó las "humillaciones increíbles que le son infligidas" a las víctimas de este secuestro.
"Nos unimos a los numerosos llamamientos a favor de su liberación", dijo. La posición del Vaticano se conoció el mismo día en que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, comunicó su preocupación y "angustia" por ese secuestro.

Boko Haram reivindicó el pasado lunes el secuestro de más de 200 niñas en una escuela de Chibok, en el noreste del país, el pasado 14 de abril. Ban, que será recibido el viernes en audiencia por el papa Francisco, dijo que el secuestro "va contra el derecho internacional y no puede justificarse bajo ninguna circunstancia".

El secuestro y la amenaza del líder de Boko Haram de "vender" a las niñas generó la indignación internacional y la reacción de varios esfuerzos de ayuda de países como China, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña.+