Lunes 4 de julio de 2022

El patriarca maronita considera "una bendición", la visita del Papa al Líbano

  • 12 de abril, 2022
  • Bkerké (El Líbano) (AICA)
Esta visita "forma parte del compromiso de la Santa Sede para ayudar al Líbano a salir de su profunda crisis y mantenerlo en el sistema de naciones democráticas", dijo el cardenal Raï.
Doná a AICA.org

“Una bendición para el pueblo, una esperanza para la Patria y una señal de alerta para los gobernantes", así consideró el anuncio de la próxima visita del papa Francisco al Líbano, el cardenal libanés Béchara Boutros Raï, patriarca de Antioquía de los Maronitas.

El primado maronita esbozó el alcance y el impacto que supone en el actual contexto libanés la información difundida la semana pasada -aún no confirmada por el Vaticano-, sobre la próxima visita papal a suelo libanés, prevista para el mes de junio.

Las observaciones del patriarca fueron expresadas durante la homilía que pronunció el Domingo de Ramos, durante la liturgia eucarística en la sede patriarcal de Bkerké. 

Al anunciar la próxima visita papal, el patriarca destacó que esta visita "forma parte del compromiso de la Santa Sede para ayudar al Líbano a salir de su profunda crisis y mantenerlo en el sistema de naciones democráticas". A este respecto, informa la agencia vaticana Fides, el cardenal Raï recordó las anteriores presencias papales en el País de los Cedros (la breve parada de Pablo VI en 1963 durante su viaje a la India, el viaje de Juan Pablo II en 1997 y el de Benedicto XVI en 2012). 

El actual obispo de Roma –prosiguió el patriarca maronita- también desearía que el Líbano estuviera en buenas condiciones con una clase política que pusiera el interés público por encima de todo".

Durante su homilía, el cardenal Raï relacionó el anuncio de la próxima visita papal a suelo libanés con otras dos buenas noticias recientes relativas al Líbano: el acuerdo preliminar alcanzado por los dirigentes libaneses con los expertos del Fondo Monetario Internacional para hacer frente a la devastadora crisis económica en la que se sumió el país y el regreso a Beirut de los embajadores de Arabia Saudí y Kuwait, que habían sido retirados por sus respectivos gobiernos en 2021 durante una fase de tensiones diplomáticas entre el Líbano y los países del Golfo. Refiriéndose a esos países, el patriarca subrayó que "el Líbano es su amigo fiel, y decenas de miles de libaneses trabajan allí, y contribuyen a su crecimiento y prosperidad con su experiencia, rendimiento y conocimientos".

En cuanto a las próximas elecciones parlamentarias libanesas, previstas para el 15 de mayo, el patriarca remarcó que los comicios son una ocasión propicia para "marcar la diferencia entre el presente y el futuro", y ello será posible si de las urnas sale un Parlamento "que haga realidad el sueño del cambio y la voluntad del pueblo". 

De ahí que haya querido subrayar que los libaneses deben ejercer su derecho al voto, teniendo en cuenta que la participación en las elecciones parlamentarias es ahora más que nunca "una responsabilidad nacional, en circunstancias que exigen la renovación de la vida y de la clase política".+