Viernes 24 de septiembre de 2021

El Papa rezó con los obispos ante la patrona de Eslovaquia

  • 15 de septiembre, 2021
  • Bratislava (República de Eslovaquia) (AICA)
El último día del viaje apostólico del pontífice se inicia con una oración junto a los obispos del país en la basílica de los Siete Dolores de la Virgen, donde se venera a la Patrona de Eslovaquia.
Doná a AICA.org

La última cita de Francisco en Eslovaquia está impregnada de la invocación a María. En el santuario de Šaštín, donde cada 15 de septiembre la nación se reúne para la tradicional romería con motivo de la fiesta de la Patrona, la Santísima Virgen María de los Siete Dolores, esta mañana el Papa dirigió una oración de encomienda a los obispos eslovacos. 

“Nuestra Señora de los Siete Dolores, estamos aquí reunidos ante ustedes como hermanos, agradecidos al Señor por su amor misericordioso”, reza el texto dirigido a Nuestra Señora, venerada durante siglos en el santuario de Šaštín. 

Las invocaciones de ayuda a las familias también están vinculadas a su intercesión. Una gracia en este sentido está en el origen mismo de la brillante estatua de madera que Angelika Baki?ová, esposa del Conde Imrich Czobor, había construido como muestra de gratitud por la conversión de su esposo.

Es a la Madre de la Iglesia y Consuelo de los afligidos a quien se dirigen los obispos y el Santo Padre Francisco, que, con la introducción del Gloria, recitan juntos la oración de consagración a Nuestra Señora de los Siete Dolores a quien consagran la propia vida, la patria, la misma comunión episcopal. 

A ella piden la gracia de vivir, “con fidelidad cotidiana”, las palabras que su Hijo nos ha enseñado, y que luego dirigen a Dios, nuestro Padre. 

Oración a la Virgen del Papa con los obispos eslovacos
Nuestra Señora de los siete dolores,
nos hemos reunido aquí ante ti como hermanos,
dando gracias al Señor por su amor misericordioso.
Y tú estás aquí con nosotros,
como estuviste con los Apóstoles en el Cenáculo.

Madre de la Iglesia y Consuelo de los afligidos,
nos dirigimos a ti con confianza,
en las alegrías y en las fatigas de nuestro ministerio.
Míranos con ternura
y acógenos entre tus brazos.

Reina de los Apóstoles y Refugio de los pecadores,
que conoces nuestros límites humanos,
las faltas espirituales,
el dolor por la soledad y el abandono,
sana nuestras heridas con tu dulzura.

Madre de Dios y Madre nuestra,
te confiamos nuestra vida y nuestra patria,
te confiamos nuestra misma comunión episcopal.
Obtennos la gracia
de vivir con fidelidad cotidiana
las palabras que tu Hijo nos ha enseñado
y que ahora, en él y con él,
dirigimos a Dios nuestro Padre. Amén

El significado del Santuario
El lugar donde se encuentra el santuario, consagrado en 1762, es uno de los municipios más antiguos de Eslovaquia, Šaštín, que solo obtuvo el estatus de ciudad el 1 de septiembre de 2001. 

El santuario, al que llegan cada año miles de peregrinos, también fue visitado por la Madre Teresa de Calcuta y por San Juan Pablo II, quien celebró una misa en 1995 durante su peregrinación apostólica a Eslovaquia.

En 1864, el arzobispo de Esztergom, el cardenal Ján Scitovský, coronó la estatua con objetos de oro consagrados por Pío IX. En 1927 Pío XI declaró a la Virgen de los Siete Dolores Patrona de Eslovaquia y en 1964 Pablo VI elevó la iglesia a Basílica Menor. 

Un lugar muy significativo también para la fe de los jóvenes, especialmente durante los años del régimen comunista.+