Jueves 2 de diciembre de 2021

El Papa instó a oponerse a las prácticas que degradan a la mujer

  • 26 de noviembre, 2015
  • Nairobi (Kenia)
El papa Francisco instó hoy a los católicos de Kenia a oponerse a la violencia doméstica y al aborto, y pidió a los jóvenes de ese país que se preocupen de las necesidades de los pobres y rechacen todo prejuicio y discriminación. Lo dijo ante unas 300.000 personas que, pese a la lluvia, participaron de la misa en el Campus de la Universidad de Nairobi. Allí el pontífice recordó a los keniatas que "estamos llamados a resistir prácticas que fomenten la arrogancia en los hombres, que hieran o menosprecien a las mujeres y que amenacen la vida de los inocente no nacidos".
Doná a AICA.org
El papa Francisco instó hoy a los católicos de Kenia a oponerse a la violencia doméstica y al aborto, y recordó a los jóvenes de ese país que se preocupen de las necesidades de los pobres y rechacen todo prejuicio y discriminación.

"Los grandes valores de la tradicioen africana, la sabiduriea y la verdad de la Palabra de Dios, y el generoso idealismo de su juventud, los guieen en su esfuerzo por construir una sociedad que sea cada vez maes justa, inclusiva y respetuosa de la dignidad humana", subrayó al presidir una misa por la evangelización de los pueblos en el Campus de la Universidad de Nairobi.

Ante unas 300.000 personas que según la policía local participaron de la celebración eucarística, pese a la lluvia en la capital keniata, el pontífice argentino sostuvo que "estamos llamados a resistir prácticas que fomenten la arrogancia en los hombres, que hieran o menosprecien a las mujeres y que amenacen la vida de los inocente no nacidos".

"Las familias cristianas tienen esta misioen especial: irradiar el amor de Dios y difundir las aguas vivificantes de su Espieritu. Esto tiene hoy una importancia especial, cuando vemos el avance de nuevos desiertos creados por la cultura del materialismo y de la indiferencia hacia los demaes", agregó.

Tras participar de un encuentro ecuménico e interreligioso, el Santo Padre se dirigió al campus universitario, donde fue recibido con cantos y danzas tradicionales keniatas.

El Papa aseguró que la sociedad keniata "ha sido abundantemente bendecida con una soelida vida familiar, con un profundo respeto por la sabiduriea de los ancianos y con un gran amor por los ninños" y subrayó: "La salud de cualquier sociedad depende de la salud de sus familias".

Francisco se despidió saludando en suajili: "¡Mungu awabariki! (Que Dios los bendiga) y ¡Mungu abariki Kenya! (Que Dios bendiga a Kenia)".+

Texto completo de la homilía