Viernes 17 de septiembre de 2021

El Papa, hondamente apenado por la muerte de 33 niños en un accidente en Colombia

  • 20 de mayo, 2014
  • Santa Marta (Colombia)
Tras conocerse la noticia de los 33 niños que fallecieron el domingo pasado al incendiarse un autobús, el Santo Padre envió un telegrama a monseñor Hugo Eugenio Puccini Banfi, obispo de Santa Marta, en Colombia. El telegrama expresa que el Papa, "hondamente apenado, hace llegar su cercanía y afecto a todos los afectados en tan lamentable accidente" y "pide fervientemente a Dios que conceda el eterno descanso a los fallecidos en esa tragedia". Las víctimas tenían entre 2 y 10 años.
Doná a AICA.org
Tras conocerse la noticia de los 33 niños que fallecieron, el domingo pasado, cuando se incendió el autobús en el que viajaban desde una iglesia pentecostal del municipio Fundación-Magdalena en Colombia hasta sus casas. El Santo Padre envió un telegrama, por medio del cardenal Pietro Parolín, Secretario de Estado, a monseñor Hugo Eugenio Puccini Banfi, obispo de Santa Marta, en Colombia.

El telegrama expresa que el Papa "hondamente apenado, hace llegar su cercanía y afecto a todos los afectados en tan lamentable accidente" y "pide fervientemente a Dios que conceda el eterno descanso a los fallecidos en esa tragedia". Muy unido a cuantos lloran por esta desgracia, "transmite sus sentimientos de pesar a las familias de los difuntos, junto a su esperanza y consuelo para con los heridos, con el vivo deseo de que se restablezcan totalmente lo antes posible".

Por su parte el secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor José Daniel Falla, manifestó su cercanía y solidaridad con los familiares y recordó que estos hechos deben llevar a exigir medidas de prevención más drásticas con aquellos que transportan niños.

"Estos dolorosos hechos nos llevan a reflexionar frente a cómo se está llevando adelante las medidas de seguridad, no sólo en temas de transporte, sino en otros campos donde se expone de un modo irresponsable la vida de los niños" expresó el obispo.

El prelado hizo un llamado a la ciudadanía y de manera especial a los propietarios de quienes tienen la responsabilidad de transportar niños, les recordó que ellos tienen la obligación de preservar la vida de estas personas que les fueron encomendadas.

También el obispo auxiliar de Barranquilla, monseñor Víctor Tamayo Betancourt, señaló que esta catástrofe de los niños tiene que encender la voz de alarma en todas aquellas personas que transportan menores, por lo que pidió que se ejerzan controles de seguridad más efectivos.

"Este es un grito de alarma para todos los que transportan niños, este dolor inmenso que hoy sentimos, tiene que llegar a la mente y al corazón de los directores de colegios y padres de familia para ser muy cuidadosos con el transporte de los menores", aseveró.

La tragedia ocurrió el pasado domingo en el municipio de Fundación - Magdalena, luego que un vehículo que transportaba niños de una Iglesia Pentecostal, estallara en llamas y causara la muerte de 33 niños entre 2 y 10 años y un adulto.+